PuroMarketing

Seguir creciendo en beneficios empieza a no ser suficiente para que el mercado confíe en Facebook como empresa 
La reputación de Facebook hace aguas: hasta en bolsa ha dejado de ser suficiente con seguir cerrando con beneficios y ganancias

En cierto modo, se podría pensar que para una empresa lo importante son las cuentas de resultados. Poco importa lo que ocurra si al final del trimestre las cuentas salen limpias y los números se quedan en los colores de los ingresos y los beneficios. Si estás vendiendo tu producto lo suficientemente bien como para tener buenos beneficios, algo se estará haciendo bien y la situación debe ser bastante optimista y positiva.

Ese podría ser el hilo de reflexión que lleve a establecer esa relación causa-efecto. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y una compañía puede estar haciendo muy bien las cosas en su cuenta de resultados, o lo suficientemente bien, y a pesar de ello estar en una situación complicada. El ejemplo de todo esto ahora mismo es Facebook.

Los últimos datos financieros de Facebook, que presentó resultados de su último cuatrimestre hace unos días, fueron positivos. El gigante de las redes sociales (dueño también de Instagram, no olvidemos) ha cerrado con crecimiento en beneficios y en ingresos.

A pesar de todos los problemas de 2020, Facebook es uno de los gigantes de la red, como también es el caso de Alphabet/Google, que ha logrado seguir generando ingresos publicitarios y que se ha situado en una posición sólida en ese terreno. Incluso, Facebook se vio beneficiado al principio de la crisis del coronavirus por el contexto. La gente pasaba más tiempo en los social media y estos se volvían más cruciales para las empresas para llegar a sus consumidores.

Casi se podría decir que, a primera vista, 'todo el monte es orégano' para Facebook como empresa. La realidad es matizable y, por mucho que los ingresos de Facebook vayan viento en popa, la compañía empieza a registrar serios problemas.

Facebook tiene un problema de reputación en relación con sus usuarios desde hace ya algún tiempo. Las preocupaciones por privacidad y uso de los datos se han hecho acuciantes desde hace algún tiempo, con la crisis de Cambridge Analytica como el momento cumbre de ruptura de la inocencia.

El problema ahora para la compañía es que no solo dudan de su reputación ciertos grupos de usuarios, sino que empiezan a hacerlo también los inversores de Wall Street. Eso es lo que demuestran los datos de un análisis de Axios y lo que confirman también las filtraciones internas. Varios ejecutivos de Facebook han reconocido al medio estadounidense que los escándalos que Facebook ha protagonizado durante 2020 han sido los retos más duros a los que han tenido que enfrentarse en su carrera.

Los problemas de Facebook

¿Qué está ocurriendo con Facebook? Con respecto a los inversores, las cifras apuntan a que a Facebook ya no vale solo con sacar resultados positivos cada trimestre. En sus últimos resultados, Facebook batió las expectativas de Wall Street y, a pesar de ello, las acciones de la compañía cayeron tras anunciarlos - los retos en privacidad fueron los que funcionaron como lastre - y tampoco se recuperaron en la semana siguiente.

Como recuerdan en Axios, esto supone un cambio por completo en la tónica de cómo operaba la compañía en su relación con los inversores. Hasta ahora, poco importaba qué estaba haciendo Facebook. Los inversores siempre veían sus buenos resultados y compraban.

Por otro lado, Facebook está viendo como desaparece de las clásicas listas de reputación y empresas con más relumbrón. No aparece en la última lista de Fortune de las compañías más admiradas, pero también ha caído en el último ranking de reputación corporativa de Axios y Harris (lo suficiente como para entrar en el top 100 por los pelos).

Los consumidores desconfían cada vez más de las redes sociales y las ven más culpables de muchos de los males del momento. Un estudio de YouGov/Center for Growth and Opportunity a la que ha tenido acceso Axios señala que ahora mismo ya más gente desconfían de Facebook y cómo usarán sus datos de lo que hacen de Google, Microsoft, Amazon o hasta la recién llegada TikTok. Un 40% de los encuestados reconoce incluso que desconfía por completo del uso que Facebook hace de sus datos.

Un listado de problemas

A todo ello hay que sumar que Facebook está metida en muchísimos problemas y cuestiones espinosas. Tiene una guerra abierta con Apple por culpa de las herramientas de tracking publicitario (y Apple está quedando como el bueno que se preocupa por la privacidad de sus clientes, aunque todo sea mucho más complejo) y otra con grupos de activistas y consumidores (en la línea de los boicots del pasado verano, ahora las acusaciones se centran en el papel que Facebook ha tenido en la radicalización que llevó al golpe contra el Capitolio).

En la lista no hay que olvidar toda la presión de los reguladores de mercados tanto en EEUU como en la Unión Europea. Todo hace que la realidad sea muy compleja para Facebook y que, por tanto, quienes se mantenían como la resistencia en su reputación, los inversores, empiecen también a tener sus dudas.

¿Tiene solución esta crisis o es un golpe demasiado duro para compañía? Uno de los últimos movimientos de Facebook ha sido el de empezar a reducir el contenido político que sale a los feeds de los usuarios. Facebook acaba de anunciar que va a probar a reducir "de forma temporal" y para "un pequeño porcentaje de gente" en Brasil, Indonesia y Canadá el contenido político que llega a su feed.