PuroMarketing

Con ello retoman el control y se saltan las barreras que impone Google
¿Adiós YouTube?: Creadores de contenidos y youtubers comienzan a crear sus propias plataformas para sus vídeos

La relación entre los youtubers y YouTube en los últimos años está siendo, parafraseando un popular estado sentimental de Facebook, algo complicado. Tras unos primeros años de bonanza y en los que todo parecía posible, los creadores de contenidos se han encontrado con una situación diferente. Se han convertido, de hecho, en el daño colateral de algunos de los problemas que han golpeado a YouTube.

Así, las medidas que la plataforma ha tomado para dar más seguridad a los anunciantes los han golpeado como daño colateral. Lograr ingresos se ha convertido en una carrera constante (y las cuentas que están empezando no pueden acceder a ellos) y los algoritmos se han asentado como un elemento complicado más. Los creadores no solo tienen que generar contenidos interesantes y que respondan a lo que los consumidores quieren, también deben saber leer qué interpretará el algoritmo de YouTube y qué los posicionará mejor.

De hecho, la idea de que YouTube es el nuevo El Dorado ha ido perdiendo fuerza en los últimos años. La mayoría tiene unos ingresos tan bajos que, si solo viven de lo que ganan en la plataforma de vídeos, estarían debajo del umbral de la pobreza. Además, también hay cada vez más voces críticas. Ser youtuber no es necesariamente un trabajo de ensueño: implica mucho estrés y una elevada exposición pública.

Los creadores son igualmente demasiado dependientes de las decisiones que toma YouTube. Un cambio de sus condiciones, algo sobre lo que no tienen control en absoluto, implica muchas veces tener que rehacer cómo operan y también un cambio en las condiciones de ingresos, descubrimiento de contenidos y hasta experiencia de uso.

Y, quizás, por ello no sorprende que los youtubers prueben de vez en cuando otros pastos. Hace unos años Facebook los intentó crear como creadores de contenidos para su oferta de vídeos (con una suerte más bien irregular). Por otro lado, muchos grandes Youtubers ya generan mayores beneficios y visibilidad a través de plataformas como Twitch a la cual destinan cada vez mayor dedicación y tiempo. Sin embargo, a través de estas plataformas, aunque mas permisivas, siguen encontrando algunas barreras que afectan limitando a muchos creadores de contenidos. Ahora, los propios creadores están intentando crear sus propias plataformas, como explican ellos mismos a la BBC.

Así son las plataformas propias: Desventajas y beneficios

Por supuesto, las plataformas no tienen el alcance que tiene YouTube, pero los propios creadores tampoco lo esperan. Los contenidos aparecen antes ahí y después suelen acabar en sus perfiles en YouTube. Son contenidos que sus fans más entusiastas ven antes. De hecho, esa esa la audiencia que suelen tener esas plataformas propias. Quienes acaban conectándose a ellas - y quienes les pagan por ese servicio - son sus seguidores más entusiastas.

Para los youtubers, es una manera de diversificar, asegurar su viabilidad y blindarse ante el futuro. "Google ha sido muy, muy bueno conmigo, pero son un montón de huevos en la misma cesta", señala uno de los youtubers que ha creado su propia plataforma, en este caso vinculada a los vídeos de tecnología.

En sus propias plataformas ellos tienen el control absoluto. Pueden determinar el descubrimiento, establecer relaciones con sus usuarios y controlar qué ocurre en el entorno contextual en el que se sirven sus vídeos.

Eso sí, saliendo a sus propias plataformas pierden el potencial alcance de YouTube y, sobre todo, se enfrentan a un problema en términos de relación con las marcas. Los anunciantes quieren pagar patrocinios que los posicionen en el mundo masivo de la red de vídeos, pero no tanto que los sitúen en plataforma de nicho, por muy famoso que sea en la red el creador que la lanza.