PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

A las empresas y a las marcas líderes, aquellas que logran posicionarse por delante de las demás y que consiguen marcar la pauta de lo que se hace en el mercado, las demás compañías las observan, las analizan y, en cierto modo, se podría decir que incluso las envidian. Dado que estas marcas más innovadoras marcan las tendencias, son capaces de capitalizarlas y de conectar con los consumidores de un modo mucho más específico y mucho más eficiente. Son mucho mejores a la hora de establecerse en el mercado y de obtener resultados. Pero ¿qué tienen en común todas estas marcas y empresas y qué explica su éxito?

Las empresas innovadoras y que marcan la pauta van por delante del mercado y logran ser quienes señalen el camino a seguir, en lugar de tener que simplemente seguir lo que hacen sus competidoras. Con ello, se ponen en una posición privilegiada.

Para ello, cuentan con una estrategia de empresa mucho más eficiente y con una estrategia de marketing que logra conectar de un modo mucho más directo y más eficaz con el consumidor. En realidad, cada estrategia de marketing de esas compañías tiene sus peculiaridades, pero muestran ciertos rasgos comunes. Como apuntan en un análisis en AdAge, se pueden encontrar en todas ellas tres realidades.

Comprenden al consumidor conectado

Y como dejan claro en el análisis esa comprensión no se basa en estereotipos sobre cómo son esos consumidores, sino en una empatía real por sus necesidades y sus expectativas. Los consumidores son, por muy conectados que estén y por muy dependientes de la tecnología que sean, humanos, con expectativas vinculadas a su naturaleza humana como tal.

Esto hace que a veces sean contradictorios e incluso poco constantes (puede que empiecen las cosas en un canal y las terminen en otro), incluso que su relación con la tecnología sea muy buena pero sigan queriendo tener un contacto físico en algún momento. Las marcas más innovadoras y las que mejor comprenden las necesidades del mercado en estos tiempos han comprendido toda esta realidad y han sido capaces de ajustar su estrategia a ello.

De hecho, no se trata solo de comprender los nuevos retos, sino también de verlos como una poderosa ventana de oportunidad. Todas estas cuestiones se convierten en oportunidades para el negocio y para conectar con los consumidores. Solo hay que saber aprovecharlas.

Son capaces de diferenciar innovación de una simple novedad y son conscientes de sus límites

El mercado está rodeado de novedades y de propuestas rompedoras que emplean la tecnología para llegar al consumidor de un modo nuevo, llamativo y novedoso, uno que se espera que les guste muchísimo y que funcione como una máquina de hacer dinero. Sin embargo, este boom de soluciones y el que las que se van presentando se conviertan en muy populares, omnipresentes en los medios, no necesariamente quiere decir que sean las mejores en general o que vayan a ser las que mejor encajen con las necesidades que tienen los consumidores de su propia marca.

Y, como recuerdan en el análisis, ese el punto clave de las marcas y de las empresas que marcan tendencias y que se posicionan de un modo destacado por encima de la competencia. Son capaces de determinar qué es lo que les funcionará de verdad y son también capaces de separa el grano de la paja, quedándose con la innovación que es realmente importante y valiosa y no con lo que es una simple novedad. En lugar de dejarse llevar por las modas, se hacen con aquellas cosas que realmente les funcionarán y harán la vida mejor para sus consumidores.

No es solo lo que haces en la parte activa, es también como recoges lo que los consumidores lanzan

O, como señalan en el análisis, estas marcas no solo son buenas haciendo cosas, también son buenas como oyentes y como observadores. En este último punto son metódicos a la hora de observar y analizar al consumidor. Están siempre pendientes de lo que el consumidor está haciendo y les está diciendo y, con ello, logran posicionarse de una manera mucho más efectiva. Como conocen bien a sus consumidores son capaces de darles lo que quieren.

Además, no se quedan solo con la superficie. Sus análisis de los consumidores son profundos y van más allá del qué para posicionarse en el por qué. De este modo, no se quedan en lo superficial, sino que logran un conocimiento más valioso y eficaz de su mercado y sus clientes ya sean reales o potenciales.