PuroMarketing

La compañía acaba de doblar su inversión en publicidad 
Por qué la estrategia de marketing y publicidad de Coca-Cola invita al optimismo sobre el estado de las cosas

Coca-Cola es una suerte de barómetro. Los movimientos de la compañía sirven para comprender cómo está el mercado de la publicidad y cuáles son las tendencias que marcarán la agenda.

Ellos fueron, por ejemplo, los primeros en hablar de la privacidad cuando no era el tema de moda y en venderla como reclamo para sus productos. Son también quienes dicen con sus vaivenes en inversión publicitaria si es un momento o no de optimismo en el mercado de los anuncios.

Cuando empezó la crisis del coronavirus, las inversiones de Coca-Cola fueron la confirmación de que algo grande se avecinaba, algo preocupante para el mercado publicitario. La compañía echó el freno de mano y pausó toda su inversión publicitaria. No la retomó hasta unos meses después, cuando el movimiento se leyó como una invitación para entender que el camino hacia la normalidad había arrancado.

El doble de inversión en publicidad

Ahora, Coca-Cola está otra vez en cifras impresionantes. El gigante ha prácticamente doblado su inversión publicitaria en el último trimestre, comparando lo que hacía con las cifras del año anterior.

Los datos financieros del gigante han sido positivos: la compañía ha superado previsiones y sus cifras de ventas demuestran que los consumidores están volviendo a beber Coca-Cola y a consumir sus refrescos.

Las ventas subieron en un 16% y los beneficios en un 14. Todo ello ocurre a pesar de que la normalidad no ha llegado por completo (varios mercados están ahora atravesando nuevas oleadas de casos de coronavirus, con nuevas variantes) y que la compañía, como otras, ha tenido que subir los precios de sus productos.

Por qué invitan al optimismo

A pesar de todo, los números y los movimientos pueden leerse como una señal para el optimismo. Que se esté consumiendo más Coca-Cola de forma global implica que se está retomando la actividad fuera de casa, puesto que sus canales más fuertes son los vinculados al entretenimiento.

Las cifras se deben leer como un retorno a las actividades en exteriores, a los cines o a los restaurantes, zonas clave para el consumo de refrescos. Como ocurrió en el verano del año pasado, cuando la vuelta de los anuncios de Coca-Cola invitaron a ver el futuro inmediato con mejores ojos, lo mismo podría leerse con estos datos.

Al mismo tiempo, las propias decisiones de inversión del gigante llevan a pensar en la recuperación de la inversión publicitaria. Coca-Cola es la punta de lanza de una vuelta de la publicidad y el marketing a lo grande.

De hecho, no se trata solo de que Coca-Cola esté haciendo campañas de nuevo, sino que la campaña que está lanzando es una de esas que funcionan como elemento clave. Es su primera gran campaña global en años y la que quiere refrescar la imagen de marca con un nuevo concepto.

Coca-Cola está lanzando el concepto de Real Magic, con un anuncio como pieza fundamental de esa nueva idea. Básicamente, quiere vender la idea de la conexión, de estar todos juntos y conectados, en una apuesta buenrrollista. Según explicaba la propia compañía hace unas semanas, es una visión para los retos del mundo post-pandemia,