PuroMarketing

Buenas noticias para Twitter: la red social acaba de presentar resultados financieros y no solo ha crecido en datos de ingresos sino que también lo ha hecho en cifras de usuarios activos. Estamos usando Twitter más.

Los datos han superado las expectativas de los analistas y también las proyecciones estimadas, como recuerdan en Bloomberg (lo cual es una buena noticia para la compañía en bolsa). En el primer trimestre de su año fiscal, Twitter cerró el período con unos ingresos de 787 millones de dólares, lo que supone un crecimiento de un 18% interanual.

Pero el dato más destacado está en sus usuarios. En el período, Twitter registró 134 millones de usuarios activos diarios, doce millones más que en el trimestre anterior. El crecimiento también se ha registrado en los usuarios activos mensuales, que han sido en el período 330, más de los 321 millones del último trimestre (aunque menos de los del mismo trimestre del año anterior, algo que Twitter explica por sus acciones de eliminación de cuentas de spam).

¿De dónde vienen estos números y por qué Twitter ha logrado cerrar el trimestre en crecimiento? ¿Qué es lo que ha llevado a la red social a protagonizar una remontada en número de usuarios activos?

La clave está en las últimas decisiones de negocio que ha tomado y en cómo ha ido ajustando el servicio para que funcionase mejor de cara a sus usuarios.

Los cambios que le funcionan

Como apuntan en Bloomberg, por un lado está el hecho de que la compañía está trabajando más en firme y sobre todo de forma más proactiva para eliminar el contenido que resulta abusivo. "Estamos siguiendo un acercamiento más proactivo a la hora de reducir el abuso y sus efectos", explicaba Jack Dorsey, el CEO de la firma, en la presentación de resultados. En lugar de esperar a que sus usuarios den la alerta, están ahora potenciando ser ellos quienes encuentren el contenido a moderar empleando tecnología. De hecho, el 38% del contenido abusivo detectado se logra encontrar ya de ese manera.

Pero la clave no está solo en cómo se gestiona el contenido problemático (que es, no olvidemos, el gran caballo de batalla de las redes sociales), sino también en cómo parecen estar asumiendo que el tiempo cambia. En los últimos tiempos están siendo más rápidos en la gestión de novedades y a la hora de intentar posicionarse más al ritmo de los cambios que el mercado impone. Ahora mismo, de hecho, están trabajando en una suerte de cámara a lo Snapchat que hace más fácil compartir fotos y vídeos.

A eso se suma que están también intentando entrar, aunque de una manera mucho menos ruidosa que otros jugadores, en el mercado del streaming. Los en directos de los medios son recurrentes (como demostraba entrar en la app de Twitter cuando saltó la noticia del incendio en Notre Dame, por ejemplo), pero también la red social está cerrando acuerdos para contenidos, especialmente en el terreno del deporte.

Todo ello hace que se posicionen de una manera más sólida ante sus consumidores y que se asienten para no quedarse desfasados en el mundo de las redes sociales, pero también que logren seguir siendo relevantes para los anunciantes.