PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Una de las prácticas recurrentes hace años cuando se iba de vacaciones era la de pensar en el álbum que se iba a subir a Facebook. Tras la vuelta al destino, las mejores fotos acababan en un álbum en la red social, bien etiquetadas como las 'fotos del viaje a tal sitio'.

La propia experiencia de lo que se publica en la red social y de lo que hacen los contactos propios demuestra que esa práctica, aunque no ha desaparecido, se hace menos. Menos son los usuarios que publican el álbum de las vacaciones en Facebook. Sí, sigue existiendo quienes lo hacen (y quizás, si se tiene cierta edad, las vacaciones han dejado paso a las fotos de los niños) y sobre todo sigue habiendo quien ha migrado el dónde se publica desde Facebook a Instagram. El álbum de las vacaciones ha dejado paso a la foto bien escogida y publicada directamente desde el destino vacacional.

Pero el hecho de que publiquemos una foto (y en otra red social) cuando antes publicábamos 20, ¿es quizás un síntoma más de que las cosas están cambiando? ¿Nos hemos cansado ya de las redes sociales y de documentar todos y cada uno de nuestros movimientos?

En cierto modo, el cansancio social podría parecer algo que se veía venir y que ha acabado estallando. Para algunos grupos demográficos es, incluso, una suerte de marca de grupo.

A los jóvenes no les importa perder cosas en social media

Para las redes sociales, ya se ha producido una brecha generacional y una en la que lo importante no es solo que se haya una migración de redes sociales favoritas (estudios previos han marcado que Facebook pierde atractivo entre los jóvenes) sino también que se ha cambiado cómo se perciben y usan las redes sociales.

Como señalan en Campaign, partiendo de datos de un estudio de Wattpad, si bien los millennials sufrían de FoMO (el miedo a perderse algo), la Generación Z sufre de lo contrario. Están más inclinados a lo que en el análisis llaman la "felicidad de perderse algo".

Por ahora no han eliminado por completo su presencia en redes sociales, pero sí, sin embargo, han reducido el peso que esta tienen. La mayoría de los encuestados reconoce que se estresa y una parte importante que 'apaga' las redes sociales. Un 95% de los jóvenes asegura que se siente estresado entre muchas veces o de forma muy frecuente. Un 43% asegura que ha tomado la decisión activa de pasar un par de horas desconectados de las redes sociales. Ese tiempo lo llenan con la lectura, la música, la escritura, los juegos o el visionado de vídeos divertidos.

Eso sí, reconocen también que la red es una parte muy importante de su vida. Un 59% afirma que el tiempo de pantalla les hace felices, aunque un 45% también afirma que se siente juzgado cuando pasa mucho tiempo viendo la pantalla de su móvil. Un 53% reconoce que pasa demasiado tiempo en las redes sociales.

La fatiga ante los social media

El caso de los jóvenes adultos y de los adolescentes se ha hecho más evidente porque se empieza a ver como una suerte de rasgo generacional, pero lo cierto es que ellos no son los únicos. Si se mueven en un círculo millennial, es posible que se tenga también a conocidos que han activado sistemas de control de tiempo en el móvil, que limitan el tiempo que pueden ver contenidos en Twitter o Instagram y evitar así procrastinar durante horas en esas redes sociales y 'perder el tiempo'.

Los datos de uso de las redes sociales y el crecimiento de usuarios activos ya han apuntado en los últimos tiempos hacia una cierta fatiga. Un estudio señalaba el año pasado que cuatro de cada diez personas había eliminado al menos uno de sus perfiles sociales. Las noticias críticas sobre privacidad y sobre el papel de las redes sociales como cámaras de eco y espacios de influencia política no han hecho además más que aumentar esa sensación y esa reacción.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo