PuroMarketing

A pesar de que se dijo que los podcasts estaban salvando a la radio, Europa ha perdido emisoras, ingresos y profesionales de la radio

La historia reciente de la radio ha estado llena de emociones similares a las de una montaña rusa. En las últimas décadas ha pasado a estar de capa caída en términos de audiencia (los expertos señalaban que se enfrentaban a un problema de relevo generacional) a vivir un revival al hilo de los podcasts y su creciente popularidad. Internet estaba salvando a la radio, apuntaban los analistas, porque estaba creando nuevas oportunidades para distribuir los contenidos y estaba llegando a un público que, hasta el momento, no estaba accediendo a esos contenidos. La radio solo tenía que reinventarse.

La cuestión tuvo un momento de estrellato en los análisis sobre la evolución de los medios, pero quedó rápidamente eclipsada por la suerte de la televisión, sobre la que estaban apareciendo nuevos estudios y nuevos análisis al hilo de un cambio tectónico en el consumo de contenidos. La tele, que había acabado con el estrellato de la radio como principal medio de comunicación de masas, estaba viendo como las audiencias más jóvenes la abandonaban y como el streaming e internet se llevaban a sus espectadores.

La debacle de la televisión ha sido tan rápida y tan acelerada que se ha convertido en un tema de análisis favorito. Además, el hecho de que los responsables de las televisiones se negasen a ver el cambio (en Europa insistían hasta no hace mucho en que era algo que pasaba en Estados Unidos, pero no aquí) hacía que la tragedia tuviese mucho más interés en el análisis de medios. Pero, mientras todo esto pasaba, ¿qué ocurría con la radio? ¿Había internet realmente logrado salvarla?

La red ha impulsado, y eso es un hecho incuestionable, el boom de los podcasts de los últimos años. Hay muchísimos podcasts disponibles, sobre muchísimos temas y sobre muchísimas cuestiones, que tienen audiencias variadas. Sin embargo, solo hay que preguntar a alguien que escuche podcasts por sus hábitos para darse cuenta de que el reciclaje de audiencias no se ha producido de un modo tan claro. Muchos podcasts han nacido de forma específica para la red. Son programas y contenidos que producen players especializados.

Eso no quita que la radio no pueda reciclar sus contenidos en ese formato o crearlos a medida para ese nuevo entorno. Algunas radios ya lo han hecho y con mucho éxito. Serial, de hecho, el podcast que fue el emblema del revival del formato, estaba producido por una radio pública estadounidense.

Pero volviendo a los datos de la radio tradicional, las cuentas no muestran una situación más favorable para la industria. Las estadísticas señalan, por el contrario, un constante decrecimiento del mercado. Cada vez hay menos radios.

Menos radios, menos ingresos

Eso es lo que dicen los datos de Eurostat, el organismo estadístico de la Unión Europea. Su última comparativa sobre el mercado radiofónico de la UE deja claro un descenso. Los últimos datos son de 2017 (son los que acaban de lanzar) y confirman la tendencia decreciente.

En 2017, en toda la UE, había 5.017 empresas que operaban como emisoras de radio. En 2011 estaban sobre las 6.000. Los datos más recientes muestran que se perdieron 300 empresas de radio en un año y también que el número de compañías ha caído en un 11% frente a 2013.

Y no solo hay menos emisoras de radio: también generan menos ingresos. Su valor añadido para el último año contabilizado estuvo en los 2.652 millones de euros, un 29% menos que en 2013. Su volumen de negocios también muestra síntomas de caída. En el último año cerraron con 5.192 millones de euros. Eran 6.979 millones en 2013.

Como ha ocurrido en otros entornos de medios de comunicación, la radio también ha perdido personal. En el último año, trabajaban en el medio 48.345 personas en toda la Unión Europea. Eran un 14% menos que en 2013.

La cifra española

Curiosamente, España es el país en el que más radios existen. De las 5.017 empresas que operan en Europa en el mercado de la radio, 963 están en España. Esto supone que algo más del 19% de las radios europeas están en España.

El mercado español adelanta a Italia (720 empresas de radio) y Grecia (622) como los que tienen más compañías de difusión radiofónica de la UE. Aun así, España no es el país que tiene más radios por habitante. Esos son Eslovaquia, Grecia y Chipre.