PuroMarketing

Sea como sea, 2021 va a ser un año muy complicado para Facebook, Google, Apple o Amazon
Más problemas para las grandes tech: La UE trabaja en normas más duras antimonopolio que podrían fragmentar sus imperios

En el cierre del año, a Facebook, las administraciones públicas le han dejado un movimiento complejo. Si la demanda puesta en marcha por la FTC y los fiscales generales de la mayoría de Estados Unidos da fruto, el gigante de las redes sociales podría verse obligado a fraccionar su imperio. La acusación señala que Facebook está usando su posición de mercado dominante para bloquear a competidores más pequeños y que con eso no se permite el libre comercio. Si los tribunales les dan la razón, para la red social empezaría una pesadilla que podría tener un eco en su estructura. Los demandantes piden que Facebook, como empresa, separe a Whatsapp y a Instagram.

Sin embargo, este problema podría no ser único al país y a la compañía. Esto es, Facebook no es la única que está viéndose arrastrada a problemas por su posición en el mercado. El problema es general a las grandes de internet, que aunque no han protagonizado demandas en EEUU sí han visto cómo los últimos pasos legislativos y de presión iban contra ellas y su posición de mercado. La Unión Europea es, de hecho, el otro gran foco de problemas para estas compañías, que están viendo cómo crece la voluntad de controlar qué hacen y cómo y el modo en el que llegan a los consumidores.

Es en ese escenario donde se ha producido el último movimiento, uno que también podría llevar a que se troceen las grandes compañías tech (hipotéticamente) y que podría apretar más las tuercas a los gigantes de la industria. Lo que ya parece incuestionable es que la agenda de 2021 estará dominada por este tema y que el año será difícil para las grandes de la industria tecnológica.

Podría fragmentar a las grandes tech

"Las nuevas normas van a prohibir las condiciones injustas impuestas por las plataformas on-line que se han convertido o se espera que se conviertan en guardianes del mercado único", ha alertado la Comisión Europea. Para forzarlas a cumplir con unas condiciones justas para el mercado, podrían verse obligadas a vender partes de su negocio.

La propuesta de normativa no es todavía algo definitivo, pero podría convertirse en el futuro. Como explican en The Wall Street Journal, con el arranque de la semana, la Comisión Europea ha propuesto dos potenciales leyes. Una se centra en cómo se difunden contenidos ilegales y la otra en los comportamientos anticompetitivos. Es en esta última donde se contempla el poder obligar a fragmentar a las grandes empresas tecnológicas para frenar abusos de posición de mercado. También incluyen la posibilidad de multas de alto alcance, entre el 6 y el 10% de los ingresos globales de las empresas.

En la norma no se habla de ninguna compañía de forma específica, pero como recuerdan en el Journal está muy claro quién es el objetivo de este paquete legislativo en caso de que finalmente se apruebe. El objetivo sobre las grandes tecnológicas estadounidenses, que tienen el dominio absoluto del mercado. Apple, Facebook, Amazon Alphabet (el nombre corporativo de Google) son las grandes potenciales afectadas.

Sus problemas en Europa no acaban, además, en la Unión Europea. Puede que Reino Unido vaya a dejar la UE en cuestión de días, pero eso no les evitará problemas legales a las compañías tech en ese espacio. Reino Unido ya ha anunciado que planea crear una ley para evitar el "daño online" que obligará tanto a buscadores como a redes sociales a actuar contra los contenidos ilegales y dañinos.

Las multas por no hacerlo llegarán al 10% de sus ingresos mundiales. También trabaja en una norma para limitar el dominio de mercado, justo como está haciendo la Unión Europea.

Lo que seguirá

Volviendo a las normas de la UE, estas pasarán ahora al debate y luego tendrán que sera aprobadas tanto por el Consejo de Europa como por el Parlamento Europeo. Cuando lleguen a ese último paso, se convertirán en ley para todos los países de la Unión Europea y, posiblemente, en el paquete de medidas más importantes para la industria de internet desde la aprobación de la ley de protección de datos europea.

Por supuesto, las compañías tech ya se han pronunciado. Aunque, como señalan en el Journal, han sido cautas con su valoración, en el pasado ya han acusado a este tipo de medidas legislativas de ser un lastre para la innovación. Pero, quizás, el movimiento más interesante para comprender qué están haciendo las compañías tech contra este tipo de medidas está en un artículo que publicaba hace unos días The New York Times: Silicon Valley ha aumentado la presión de sus lobbistas en Bruselas.