PuroMarketing

Las fotos de los consumidores se convierten en la vía para saber cómo son y personalizar y probar de forma virtual productos 
Camisetas a medida compradas online en Amazon: por qué la próxima frontera del ecommerce es la biométrica

Por ahora, como Amazon deja claro en la página dentro de su tienda online en Estados Unidos, el servicio solo está disponible para sus clientes ubicados en ese país. Made for You es la última iniciativa del gigante del ecommerce en el mundo de la moda y es una pensada para intentar conectar con los consumidores con una suerte de personalización extrema. La marca fabrica camisetas, pero estas se asociada a las características del cuerpo de la persona.

El cliente debe sacar su app de Amazon en un smartphone (iOS o Android, pero más o menos de última generación) y hacerse unas cuantas fotos de cuerpo vistiendo ropa ajustada. Tomando esas fotos, el sistema crea un avatar del consumidor, que será el que sirva para probar la camiseta virtual.

El consumidor escoge un mensaje - que irá en la etiqueta - y unas cuantas características y el sistema escoge qué modelo es el que mejor le queda y lo ajusta a cómo es su cuerpo. Ya está listo para hacer el pedido, que luego Amazon fabricará a medida en una fábrica de Estados Unidos y le enviará a su domicilio. Cada camiseta cuesta 25 dólares y promete ser perfecta para la persona que la viste. Es obra y milagro de la biométrica.

Esta no es la primera vez que Amazon pide a sus consumidores imágenes de ellos mismos a la hora de ofrecerles un producto altamente personalizado, como recuerdan en The Washington Post, que ha analizado en un artículo este último servicio y lo que supone.

Su app de fitness Halo pedía a los usuarios dejar ser capturados en 360º en ropa interior para calcular el índice de grasa corporal y así poder ayudar a la hora de hacer ejercicio para tonificar el cuerpo. La idea resultaba mucho más invasiva que la de las camisetas ya que, como explican en el Post, la app no hacía un buen ejercicio a la hora de explicar por qué necesitaban esas imágenes y cómo se calculaban esos datos.

En lo que respecta a la marca de camisetas personalizadas, Amazon insiste en que las fotos no serán vistas por ningún humano y que serán eliminadas una vez que se haya creado el avatar virtual que permite probar y personalizar el producto.

Las razones del movimiento

¿Por qué Amazon se ha lanzado a crear algo semejante? La clave está en ciertos elementos, como señalan el diario estadounidense. Por un lado, y a pesar del tirón de sus marcas propias en muchas áreas, no funciona tan bien en términos de moda. Sus marcas de moda no han logrado cuajar tanto, posiblemente porque venden algo que no es simplemente algo útil y en lo que se necesita hacer un esfuerzo de crear una imagen de marca y una suerte de ilusión narrativa.

Por otro, la pandemia y el quedarse en casa han hecho que los consumidores estén mucho más abiertos a cosas que simplifican sus procesos de compra sin que tengan que salir de sus casas. Un probador virtual parece menos invasivo cuando realmente te está solucionando un problema.

El tirón de la biométrica

Y el movimiento de Amazon también se puede leer en otra clave: la biométrica - que los usuarios ya han aceptado cuando les da servicios con cierta seguridad o retorno claro (por ejemplo, el acceso a sus smartphones) - se está convirtiendo en la próxima frontera en ecommerce y experiencia en apps.

Amazon no es la única que está usando estos elementos para mejorar la experiencia cliente. Como recuerdan en el Post, Naked, una app de fitness, usa escaneos corporales para medir si se está perdiendo peso o ganando músculo y Zeekit, una de moda, pide a sus usuarios hacerse fotos en camisetas de tiras y shorts para luego 'vestirlos' con camisas y pantalones virtuales. MTailor, una app de sastre virtual, lleva seis años personalizando prendas de este modo.

Dado que los smartphones son cada vez mejores y sus cámaras más sofisticadas, el servicio está cada vez más al alcance de más y más personas. Si logran saltarse las reticencias de los consumidores, tienen el trabajo medio hecho.