PuroMarketing

El crecimiento del uso de las redes sociales y de las compras online por culpa de la pandemia ha impulsado el ecommerce en redes sociales

Los efectos de la pandemia han tenido su impacto en dos áreas diferentes, pero que se están uniendo para crear una oferta paralela y lograr resultados conectados.

Así, por un lado, ha crecido el tiempo que los usuarios pasan en redes sociales. En 2020, según cifras de Insider Intelligence para EEUU, se pasó de estar de media en los social media 56,23 minutos al día a estarlo 65,44.

Por otro, cada vez compramos más y más en la red, ya no solo por comodidad o acceso a una amplia oferta como en el pasado sino también porque preferimos reducir nuestras visitas a tiendas y por cuestiones de distancia social y prevención del contagio.

La mezcla de un punto y del otro es el que explica el crecimiento del social commerce, como señalan en un análisis de Insider Intelligence. Las empresas están empleando cada vez más como palanca las redes sociales para vender todo tipo de productos a los consumidores. Desde el creciente uso de los influencers hasta las integraciones de tiendas en redes sociales que ya aprecian los millennials y los miembros de la Generación Z, el social commerce ha ido ganando en presencia.

Las grandes redes sociales y aquellas de nichos muy vinculados con las compras ya se están posicionando en este terreno. Un estudio del pasado verano apuntaba que el 18,3% de los usuarios de Facebook ya había hecho alguna compra en la plataforma, que además ha intentado atraer a las pymes para que se lancen a vender allí de forma directa.

Instagram lleva años intentando posicionarse en el mercado y ofrece muchas opciones y herramientas (y es vista por muchos marketeros como un escaparate) mientras que las búsquedas que dominan en Pinterest son de productos 'comprables'.

Pero incluso las nuevas redes sociales emergentes están intentando hacerse con una parte del reparto de esta tarta. La ubicua TikTok ha cerrado acuerdos con algunos gigantes del retail.

Las estrategias que siguen las marcas

Como apuntan en el análisis de Business Insider, cada marca es un mundo y cada presencia en redes sociales lo suficientemente diversa como para que cada compañía deba hacer un análisis de qué será lo que mejor le funcione y lo que debe usar como palanca para llegar a los consumidores. A pesar de ello, se podría hablar de ciertas líneas maestras que todas las compañías acaban usando en el social commerce.

Son tres grandes tipos de contenidos/llamada de atención. La primera es la de echar mano a los influencers como embajadores de la marca y de sus productos. Un 17% de los internautas británicos y estadounidenses, por ejemplo, ya compran online partiendo de recomendaciones de influencers.

Tras ella, está el de usar call to actions, emplazando al consumidor a hacer ciertas cosas. Lo de avisar de que se puede encontrar el link en la bio es ya casi como un elemento omnipresente en las actualizaciones de muchas marcas en Instagram, por ejemplo.

Y, tercer punto, también está presente el uso de contenidos generados por los propios usuarios. En algunas redes sociales, como la emergente TikTok, este tipo de contenidos son los que están generando todo el buzz. Son los que logran cosechar cifras interesantes de popularidad y los que impulsan el descubrimiento del producto.