PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Hace unos años, la idea de que los consumidores pagasen con sus dispositivos móviles en las tiendas tenía un poco de ciencia ficción y otro poco de esas cosas que las empresas siempre están diciendo que van a cambiar cómo funciona el mundo de los negocios pero que los consumidores no acaban de ver. ¿Confiarían suficientemente los consumidores en sus dispositivos móviles y en su seguridad para emplearlos para cerrar sus compras? Los sistemas de pago móvil son ya uno de los objetivos de los cibercriminales y, al principio, eran ya observados como algo diferente y quizás extraño.

Pero lo cierto es que si un ordenador puede ser protegido de los cibercacos y ser empleado en las compras online, un móvil también puede ser blindado y ser empleado para comprar y hasta para pagar, haciendo además que el proceso sea bastante cómodo. Y lo que hace unos años era una tendencia a futuro, ahora parece algo casi inevitable. Las empresas que se están lanzando a entregarse con entusiasmo a los pagos móviles están descubriendo además que la aventura no sale tan mal.

Starbucks acaba de presentar sus últimos resultados financieros y, entre las cifras, había unas cuantas sobre cómo les está funcionando su apuesta por los pagos móviles que resultan bastante llamativas (y que permiten ver bastante bien por dónde irá el futuro). La compañía empezó a permitir a sus consumidores estadounidenses (por el momento es algo con un mercado limitado, como fue su desarrollo también escalonado) pagar sus compras en sus cafeterías usando una app propia.

Y los resultados de esta apuesta están siendo más que destacables: en solo un trimestre han crecido en 12 millones de usuarios de la app (tienen ya 13 millones en todo el país) pero no solo han conseguido que muchos consumidores se la descarguen sino también que la usen. EL 16% de las transacciones cerradas en los Starbucks de Estados Unidos se hace ya a través de una de estas aplicaciones. Cada semana cierran 7 millones de operaciones a través de esos dispositivos.

La compañía quiere además ampliar lo que sus consumidores pueden hacer desde el móvil, ya que está empezando a poner a prueba sistemas de pedido desde el móvil (que están siendo ya probados en una ciudad de forma pionera) y que permitirán no solo pagar sino también pedir.

Pero lo más interesante de los números de Starbucks no está únicamente en lo que suponen para la compañía, sino también en lo que suponen para la industria. Las cifras de la marca de cafeterías suponen además los mejores resultados que han conseguido aquellos que han intentado empujar a los consumidores a este tipo de pagos, como publica FastCompany.

¿Por qué ha triunfado Starbucks? Posiblemente la comodidad ha sido un buen vector para incentivar el uso de estas herramientas. La cadena de cafeterías funciona como un espacio en el que comprar café y llevárselo, lo que hace que cuanto más rápido pueda ser el proceso más incentivados se mantendrán los consumidores. Y además la firma tiene cierto predicamento entre los usuarios más jóvenes, que son quienes reclaman este tipo de servicios.

Los millennials han dejado de contentarse con la dicotomía efectivo o con tarjeta y reclaman de forma decidida a las marcas que incorporen nuevas formas de pago, como demostraba un estudio de JWT. Los más adelantados piden monedas alternativas de pago, como pueden ser los bitcoins, pero lo cierto es que en general lo que piden es una mayor facilidad, como la que pueden aportar los pagos móviles.

Un emergente terreno de batalla

Starbucks no es la única que está experimentando con los pagos móviles y no es la única que está intentando posicionar sus soluciones como un vehículo para conseguir el éxito en ese terreno. La compañía usa una solución desarrollada con Square, una de las primeras plataformas que se lanzó a hacerse con el mercado de los pagos móviles.

Square, que también tiene una herramienta para convertir un smartphone en un lector de tarjetas, no es la única que ha intentado hacerse con un hueco. PayPal lanzó en su momento una herramienta de pagos móviles, diferentes startups también intentaron posicionarse y las grandes del mercado de la red están intentando también hacerse con su parte de la tarta. Google y Apple tienen sus propias plataformas de pagos móviles, aunque el éxito de Starbucks está consiguiendo hacer que sus esfuerzos se queden ligeramente eclipsados ante las cifras que la firma está consiguiendo (y lo que demuestra además que no se trata tanto de ser una tecnológica para conseguir implantar esta tecnología emergente sino más bien de ser una empresa con las cosas claras que consiga crear una solución eficaz y atractiva para el consumidor).

De hecho, en la lista de quienes se incorporan a los pagos móviles, no solo hay nombres tecnológicos sino también marcas de consumo. KFC acaba de integrar y simplificar sus pagos móviles para hacer que la experiencia sea aún más fácil para el consumidor y por tanto más atractiva.

Las previsiones son además que los pagos móviles serán uno de los grandes temas de 2015. Los analistas esperan que protagonicen el próximo MWC, que se celebrará el próximo mes de marzo en Barcelona, sobre todo porque el mercado europeo es aún un terreno a explorar y porque los bancos y las empresas de tarjetas están cada vez más lanzadas a buscar sus propias propuestas y hacerse así con una parte de ese mercado. Entre las listas de directivos que protagonizarán keynotes durante el evento (uno de los más influyentes de la industria de las telecomunicaciones, por no decir el más influyente) están muchos ejecutivos de ese terreno.

Pero además las marcas están interesándose mucho más en estas herramientas y hay quien espera que en el año en curso se integren con las apps de pago cuestiones como cupones y planes de fidelidad, que harán que estas herramientas sean aún más atractivas.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo