PuroMarketing

Cada vez son más las personas que "se atreven" a comprar desde el móvil, por no hablar de todas aquellas que utilizan su smartphone para informarse sobre un producto o tienda antes de tomar la decisión de compra. En un contexto en el que, además, 9 de cada 10 usuarios considera su móvil como su principal dispositivo de conexión a Internet y donde cerca de la mitad reconoce que siente cierta adicción hacia su terminal, no puede tomarnos por sorpresa la conclusión del último estudio de xAd: el viaje del cliente es más móvil que nunca.

Y hay unos cuantos datos que lo sustentan: para empezar que el móvil ha sobrepasado por primera vez el ordenador como principal herramienta de decisión de compra (por un ajustado margen, 44% frente a 43%): eso sí, entre los millennials es mucho más habitual considerar los dispositivos móviles como la principal fuente de información que entre los mayores de 55 años.

Además, el móvil ha dejado de ser sinónimo de "en movimiento": cada vez más gente usa el smartphone desde casa y de hecho el 58% del uso que hacemos de este dispositivo ya tiene lugar en el interior del hogar (un porcentaje que dobla al del 2012). Así un tercio de los propietarios de móviles navegan desde casa para buscar información sobre productos y servicios, y, cuando lo hacen, un 41% simplemente lo hace porque está pensando en comprar algo (en general) y un 43% porque planean comprarlo durante los próximos 7 días (el porcentaje ha subido un 79% respecto el pasado año).

Por contra, mientras los que usan el móvil para tomar decisiones de compra desde casa suelen tardar más en realizar la adquisición en sí, el 42% de los que buscan información vía móvil sobre un producto desde fuera de casa es porque planean comprarlo en los siguientes 60 minutos. Esos usuarios son también los que tienen el ratio de conversión más alto (69%) y los que suelen rematar la compra desde el propio terminal móvil, mientras que desde casa sigue siendo más habitual finalizar la compra en el ordenador.

También ha explotado el uso del móvil dentro de las tiendas físicas, lo que no resulta tampoco nada sorprendente: basta entrar en un establecimiento y ver cuánta gente tiene la nariz pegada a la pantalla. Pero los datos lo confirman: el uso del móvil dentro de las tiendas, para recabar información de compra, se ha cuatriplicado en los últimos dos años. Eso sí, la mayoría de los clientes comparan precios o investigan las características de los artículos con el objetivo de comprarlos al momento y desde la propia tienda: solo el 21% hace la compra desde el móvil, y menos aún (el 14%) más tarde desde casa.

Los retailers deberían sacar provecho de esta situación

Al fin y al cabo, un consumidor siempre conectado es un consumidor siempre susceptible de comprar algo. Pero una mayor conectividad también quiere decir una demanda creciente de gratificación inmediata: no basta con poder acceder de forma instantánea a la información, las marcas también deben tratar de satisfacer los deseos del cliente para acceder de forma instantánea a los propios productos y servicios.

Este estudio de Invoca corrobora los resultados de otro reciente informe de DK New Media en el que se había revelado que los consumidores invierten una media de 15 horas semanales buscando productos y servicios en su móvil, y que además el 65% de las compras comienzan ya en un smartphone.