PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Cuando el big data empezó a convertirse en una herramienta clave en la estrategia de las empresas, las grandes productoras de cine fueron unas de sus early adopters. Hollywood estaba empleando el estudio de datos para tomar decisiones y, sobre todo, para encaminar sus lanzamientos hacia el taquillazo.

Por ejemplo, con The Revenant, emplearon los datos que generaban los espectadores en los pases previos al estreno para tomar decisiones sobre engagement con la cinta. Y, con las películas de superhéroes, Marvel usó el big data para pescar entre su masiva base de datos de historias y de personajes quiénes iban a ser aquellos que lograrían conectar con la audiencia y tener un efecto llamada. Los estudios seleccionaban así historias y formatos que conseguían que sus productos funcionasen mejor.

Hollywood se convirtió en una de las primeras industrias creativas en emplear big data y en uno de los casos de éxito que se solían señalar como guía de lo que se podía hacer con la tecnología en el mundo de la empresa. Ahora, años después, se está convirtiendo también en pionera del empleo de la inteligencia artificial para tomar decisiones de negocio y para adelantar qué proyectos pueden tener más posibilidades de convertirse en un bombazo entre el público (que es, al final, lo que les interesa para lograr hacer taquilla y acumular ingresos). La IA puede leer de forma rápida y efectiva las tendencias del mercado y dar pautas de lo que se puede lanzar y de lo que funcionará o no.

IA para el cine

De hecho, existe ya un panorama de startups que ofrecen servicios relacionados y que las grandes compañías están fichando ya para posicionarse en ese terreno. Es lo que ocurre con Cinelytic, que lanzó un sistema de project management para la industria del cine basado en IA y que, como adelanta The Hollywood Reporter, emplea ya Warner Bros.

Según ha podido saber el medio sobre cine, Warner Bros empleará el sistema para tomar decisiones. Esto es, será un apoyo para dar luz verde o no a proyectos (fuentes de la productora especificaron a The Verge que lo usaran más bien en marketing y distribución, no para decidir si hacer una película o no). El sistema genera datos como, por ejemplo, estimaciones de cuánto dinero logrará hacer una estrella en un territorio o cuánto hará una película en taquilla.

Warner Bros es la primera de las grandes en sumarse al uso, pero algunas de las productoras más pequeñas ya lo están empleando desde antes. STX Entertainment, por ejemplo, empezó a emplearlo en septiembre de 2019 tras, como recuerdan en Hollywood Reporter, varios lanzamientos que fracasaron en taquilla.

Qué decisiones puede tomar

¿Cómo funciona el sistema? Según explican desde el medio, no es una suerte de bola de cristal sino un apoyo que se centra en analizar caudales de datos para dar previsiones y proyecciones más ajustadas en elementos que funcionan partiendo de bases repetitivas. Por ejemplo, ayuda en la toma de decisiones de distribución y de cómo lanzar la película en temas de "packaging". No es tanto que tome decisiones creativas, como que apoye en aquellas de negocio. Como explican en The Verge, los modelos con los que trabajan permiten llegar a conclusiones sobre qué hará que mejore o no el resultado de la película entre ciertos públicos. Por ejemplo, cómo afectará cambiar al actor protagonista a los resultados en una demografía o en la taquilla en un mercado.

El que la industria del cine, tradicional en lo que usos de tecnología respecta (y en la que las decisiones se siguen tomando partiendo de los instintos de sus directivos), se pase a la inteligencia artificial podría ser, además, una llamada de atención (como lo fue antes con el big data: quienes lo hicieron fueron, al final, los grandes casos de éxito de la década, como ha ocurrido con las películas del universo Marvel) sobre el poder de la IA para tomar decisiones en el mundo de la empresa.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo