Estrategia
Reduflación, la nueva pesadilla de los consumidores y el nuevo truco para salir del paso de las marcas
Ha aparecido un término de moda para hablar del parche que las empresas usan para salvar las naves en medio de la inflación, reducir la cantidad de producto sin cambiar precios 
Publicado por Redacción

La crisis del coronavirus y sus efectos en la economía, sumando el efecto arrastre que está teniendo la guerra en Ucrania, han logrado traer de vuelta la inflación. Las subidas de precios están alcanzando límites que hacía mucho tiempo que no se veían: en España, desde mediados de los 80 no se registraba una situación similar.

Los precios de los productos de primera necesidad se han disparado, lo que pone a los consumidores en una situación complicada. Las cuentas más recientes de la OCU apuntan que cada hogar español tendrá que pagar este año 500 euros más en la cesta de la compra, con subidas especialmente elevadas en los aceites, la margarina, la pasta o el lavavajillas.

Para las marcas y sus responsables, esto crea una situación compleja, ya que deben mantener la fidelidad de sus compradores en tiempos complicados. Necesitan que sigan aceptando pagar por sus productos el precio marcado y que no se vayan corriendo en manos de su competencia más barata. No hay que olvidar que los tiempos de crisis suelen ser períodos de especial éxito para las marcas blancas.

En este panorama, los marketeros y los estrategas de ventas buscan todos los trucos posibles para posicionar sus productos y no dañarlos con las exigencias del mercado. Es ahí donde ha aparecido la nueva palabra de moda, ubicua en las secciones de economía de los medios en estos días. Se llama reduflación y es una práctica que, en realidad, las marcas ya habían empezado a aplicar tiempo atrás.

Ya en octubre, cuando la guerra en Europa parecía algo muy poco probable, las compañías estaban haciendo frente al mundo post-coronavirus. Para mantener sus beneficios y llegar a unos consumidores en situación de crisis, habían empezado a reducir la cantidad de producto en sus paquetes. Las cuentas que hacía entonces la OCU señalaban que algunos fabricantes de alimentos ofrecían entre un 5 y un 10% menos de producto del que era habitual. Esto hacía que los precios hubiesen subido, aunque el consumidor tuviese la percepción de que todo seguía igual.

La práctica es legal, porque no se está engañando a nadie: si se mira el peso del producto o las cantidades indicadas en el packaging, se verá que son diferentes a las que se indicaban antes.

El boom de la reduflación

Ahora, la idea está por todas partes y es un parche habitual de las compañías. Que se le haya puesto nombre - reduflación - solo hace que sea más visible. El ejemplo viral y paradigmático de lo que ha supuesto el cambio está en las bolsas de Doritos: llevan cinco nachos menos que antes.

El consumidor no suele darse cuenta - al fin y al cabo, ¿quién cuenta cuantos nachos lleva la bolsa que come? - pero a la marca le permite estabilizar su posición en el mercado. "Creemos que obedece a un entorno de subidas de precios, con el objetivo de hacerlas menos visibles al consumidor, porque en un momento inflacionista como este el usuario castiga lo que aprecia que sube", le explican desde la OCU a El País.

Aunque los análisis de la tendencia se están centrando en lo que ocurre con los productos de consumo, lo cierto es que no es ajena a otras áreas. Las cadenas de supermercados estadounidenses, por ejemplo, son una muestra de cómo se aplican estos cambios también en los menús. Las cadenas de fast-food o las de restaurantes casuales tienen en la idea de que no está mal por el precio que pagas su esencia de mercado.

¿Cómo mantenerlo cuando hay que subir precios? La clave está en subir los precios para no perder márgenes de beneficios, pero usando otras palancas para lograr mantener la idea de que son baratos o merecen la pena. Algunos confían en su experiencia, otros están subiendo de forma selectiva precios (manteniendo algunos bajos para que funcionen como reclamo) y otros intentan mantener subidas de precio lo más reducidas posible.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!