PuroMarketing

LinkedIn es la última en sumarse: cómo las stories se han adueñado de las redes sociales y del social media marketing
Las Stories desembarcan en Likedin para seducir también a los profesionales

El concepto empezó en Snapchat, la red social que en realidad solo tuvo un crecimiento espectacular en un momento, con un grupo demográfico concreto (los adolescentes) y en ciertos mercados específicos (en España, por ejemplo, nunca llegó a tener realmente tirón). La base de la red social estaba en los contenidos de vida efímera.

Los usuarios subían sus fotos y estas desaparecían a 24 horas vista, lo que hizo que se convirtiese en cada vez más atractivo para unos adolescentes preocupados cada vez más por la privacidad y por los efectos que podían tener a largo plazo los contenidos que subían a redes sociales.

La idea acabaría siendo 'canibalizada' por Instagram. La red social de fotos propiedad de Facebook, ya muy popular cuando adaptó el concepto, no cambió por completo su funcionamiento pero sí incorporó lo que estaba haciendo que sus usuarios más jóvenes se sintiesen atraídos por la competencia.

Así nacieron sus stories. Los contenidos también tenían una vida útil limitada, desapareciendo también un día después de ser publicados (aunque, como el público de ambas redes es diferente, Instagram acabó incluyendo la opción de dejar algunas stories de forma permanente en el perfil).

Y tras Instagram las stories llegaron a todas partes. Facebook las acabó incorporando a la red social madre y se convirtieron en un inesperado éxito en ese entorno. También llegaron a YouTube y lo harán en algún momento, esos son los planes que se han ido anunciando, a Twitter. Por supuesto, las stories no solo conectaban con los usuarios, sino también con las marcas.

Para los responsables de social media marketing, se convirtieron en el nuevo formato de moda. Un estudio de Animoto de principios de este año ya indicaba que el 67% de los marketeros ya subía al menos una story de vídeo a Facebook cada semana y que el 72% lo hacía semanalmente con contenidos promocionados en el mismo escenario. Los datos de los estudios sobre Instagram también indicaban que el formato se había convertido en el favorito de los anunciantes en ese entorno.

Y este crecimiento tan elevado de interés de usuarios y de anunciantes hace imaginar que el futuro pasará por stories metidas en todas partes, incluso en aquellos escenarios en los que en un primer momento no se esperaba que fuesen a encajar. Si LinkedIn incorporó hace un tiempo las reacciones a lo Facebook, ahora también lo va a hacer con las stories.

Las stories llegan a LinkedIn

¿Qué interés tiene en una red social tan profesional los contenidos efímeros, que por tanto no se quedarán como hitos de marca personal? La pregunta casi habrá que responderla cuando las stories lleven ya cierto tiempo presente en la plataforma. Por ahora, lo único claro es que llegan.

LinkedIn acaba de lanzar sus stories en todo el mundo. Tanto los usuarios como las páginas de empresa podrán publicar fotos y vídeos cortos en ese espacio, aunque solo a través de la app móvil. Además, podrán personalizarlas y mejorarlas con texto y stickers. Tras 24 horas, las stories desaparecerán.

Con el movimiento, LinkedIn intenta capitalizar un formato que está dando tan buenos réditos a las demás redes sociales. Igualmente, y dado que es un contenido para el entorno móvil, también potencia que se empleen esas herramientas. Las pruebas que hicieron en mercados de testeo le demostraron también a la red social que las marcas estaban dispuestas a emplear el formato. Christian Dior, por ejemplo, las usó para mostrar el back stage durante la semana de la moda de París.