PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El color tiene un impacto en nuestras decisiones de compra. La psicología del color puede ayudar a crear tiendas electrónicas más efectivas, en las que los compradores se sientan más cómodos o más seguros. El logo o el impacto que un producto (o un espacio de venta) tiene en nuestras emociones vía su color es también determinante a la hora de comprar. De hecho, el 90% de las decisiones de compra están marcadas por los colores. Pero el color no solo afecta a cómo compramos, también tiene consecuencias en nuestra relación con las marcas en social media o en la recepción de los mensajes publicitarios.

Un estudio de Todacell, una red de espacios publicitarios en dispositivos móviles, así acaba de demostrarlo. El color y el uso del mismo es un elemento determinante a la hora de que los consumidores hagan (o no hagan) clic en los anuncios que ven en sus dispositivos móviles. Las marcas no solo tendrán que tener cuidado, por tanto, con los colores que eligen para sus anuncios sino también con quienes los verán. El estudio de Todacell demuestra que la apreciación de los colores en anuncios móviles varía según el país al que se sirvan.

"Los anuncios móviles que tienen éxito en Cleveland posiblemente lo hagan también en Copenhagen, pero no tendrán posiblemente éxito en Casablanca o en El Cairo", explican a Warc desde la compañía que ha realizado el análisis. El estudio ha cruzado datos sobre colores, combinaciones de los mismos, respuesta de los consumidores y renta per cápita del país para determinar cómo afectan los colores a la recepción de los anuncios móviles.

Una cuestión de PIB

La primera conclusión es que los colores afectan al éxito de los anuncios. Al diseñar una campaña para dispositivos móviles hay que tener en cuenta este elemento para asegurarse su éxito, ya que una mala elección de colores hará que los usuarios no cliquen en los anuncios.

La segunda conclusión es que los buenos colores para los anuncios no son universales. Los países se dividen entre quienes buscan cosas minimalistas y los que quieren colores llamativos. Los datos, según Todacell, apuntan que los países con mayores rentas per cápita prefieren un uso discreto de los colores. Los colores apagados y el diseño minimalista en su uso consiguen muchas más tasas de éxito. Los colores brillantes tienen el efecto contrario.

La situación se invierte en los países con un PIB más bajo. En ese caso, los colores brillantes y las construcciones coloristas son las que consiguen el más alto ratio de clics. Así, apuntan, Kenia, India, Myanmar o Nicaragua reaccionan bien ante los colores chillones y las composiciones que mezclan varios de ellos, mientras que Estados Unidos, Dinamarca, Qatar o Singapur prefieren las construcciones más asépticas.

Entre unos y otros se sitúan los países que ocupan los lugares intermedios en las clasificaciones según PIB, en los que funcionan tanto unos como otros anuncios. En países como Argentina, Rusia, Polonia o Brasil, tanto los anuncios brillantes como los minimalistas tienen su público.

"Los resultados no están marcados solo por los ingresos sino también por la cultura", señala Amir Goldstein, el CEO de Todacell. "Incluso en zonas con bajos ingresos de los países con elevados PIB, los anuncios con colores minimalistas o apagados funcionan mejor que los brillantes. Vemos lo mismo en las zonas de altos ingresos de los países con bajas rentas per cápita".

Ajustar los anuncios a estas conclusiones no tiene nada de banal: según las estadísticas de Todacell, el CTR crece un 150% y el ROI de la campaña lo hace en un 50%.

Una cuestión de tonos

El estudio también ha desvelado un punto interesante, que afecta de forma general a todos los mercados en los que se pueden servir anuncios móviles. Tanto en los países con alto PIB como en los que tienen una renta per cápita baja, los grados de color juegan un papel importante a la hora de conseguir una reacción positiva por parte del consumidor ante el anuncio.

La respuesta es más positiva si el anuncio incorpora diferentes tipos de tonos o grados del mismo color. Es decir, un anuncio que tiene diferentes tonos de, pongamos por caso, azul, tendrá una mejor recepción que aquel que solo usa un tipo de azul. Contar con dos colores (o incluso uno) en diferentes tonalidades consigue, según las conclusiones de Todacell, una mejor respuesta que uno que usa varios colores pero todos en el mismo tono.

Periodista online y apasionada por la literatura, las nuevas tecnologías y por los zapatos. Editora...
be beyondFundación GalaESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo