PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Uno de los temas recurrentes en los análisis y las proyecciones de los expertos durante 2019 ha sido la de qué ocurrirá con Netflix. La plataforma VoD se ha convertido en uno de los elementos que han cambiado el mercado en los últimos años, haciendo que las audiencias migrasen desde las emisiones de televisión tradicional al nuevo universo del streaming. Netflix no fue la única compañía que impulsó este cambio, pero sí una de las más notables. Para la industria, este cambio no solo implica un cambio en los hábitos de consumo de contenidos, sino también una migración que afecta a la publicidad. En la televisión, los espectadores veían los anuncios de las marcas. En las plataformas de VoD esto no ocurre.

En el caso de Netflix, los responsables de la plataforma ya han dejado claro que eso no ocurrirá. El modelo que impulsan y con el que quieren asentarse es el de ofrecer un servicio sin publicidad. Quieren que los usuarios paguen por los contenidos, pero no reforzar esos ingresos con anuncios "de siempre". Los analistas no tienen claro que el modelo funcione.

De hecho, en general, se preguntan si no deberían entrar los anuncios en el mercado del streaming, mientras algunos ya dan como inevitable que sea lo que acabe ocurriendo con Netflix. Una estimación apuntaba que, solo en el mercado de EEUU, Netflix podría hacerse con un mercado de 1000 millones de dólares. Teniendo en cuenta que es un gigante global, esos datos serían mucho más elevados en caso de que lanzase su opción publicitaria y lo hiciese en todos sus mercados.

Los analistas no cejan en sus pronósticos y la presión para que Netflix incorpore publicidad no cesa.

El último de los análisis es de Laura Martin, de la firma Needham, que ha lanzado además una alerta a inversores. Cree que el modelo que sigue ahora Netflix - que sube precios de vez en cuando para compensar sus ingresos - no es suficiente y que tendrá además un impacto en su masa de mercado.

Si no cambia como opera, estima, perderá 4 millones de suscriptores en EEUU el año que viene. De hecho, el análisis es lo suficientemente duro como para haber pasado su recomendación sobre las acciones de la compañía a venta.

Por qué necesita publicidad

¿Por qué creen que no podrán aguantar más sin publicidad? Sus estimaciones parten de la realidad en la que opera ahora mismo el mercado.

Dado que hay cada vez más competencia (en el mercado estadounidense todos los grandes de los contenidos parecen estar lanzando sus propios servicios VoD), Netflix tendrá que crear una nueva tarifa más barata para mantener a sus espectadores y no perder tirón. Para que una tarifa más baja sea rentable, eso sí, tienen que compesarla de algún modo. Ese modo tendría que ser la publicidad. Así, los consumidores podrían pagar menos dinero por el servicio pero Netflix haría caja igual porque contaría con los ingresos de los anuncios.

Además, el análisis no opera en un 'vacío'. A los datos de lanzamientos de nuevos servicios hay que sumar ciertas tendencias preocupantes que los analistas han detectado en Netflix. En el exterior no crece tan deprisa como podría esperarse y en EEUU está viviendo un desacelerón (aunque los analistas no creen que por el momento esté perdiendo usuarios a manos de la competencia: habría que ver que ocurre cuando Disney + esté a pleno rendimiento).

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo