PuroMarketing

Las compañías deben emplear ciertos puntos clave especiales para mantener conexiones con sus trabajadores en remoto 

Uno de los grandes cambios que ha dejado la crisis del coronavirus y que no terminará con el cambio de año es el del boom del teletrabajo. El trabajo en remoto se ha convertido en mucho más habitual, impulsado por la necesidad de reducir los movimientos de la población o directamente por los procesos de confinamiento.

Un estudio reciente del del Adecco Group Institute, recopilando datos en varios países, ha señalado que 8 de cada 10 líderes de empresas esperan seguir facilitando el trabajo en remoto incluso cuando la crisis sanitaria termine y 7 de cada 10 que la flexibilidad será clave.

En la era del boom del teletrabajo, las compañías deben enfrentarse a nuevos retos. Estos no son solo importantes a la hora de gestionar la plantilla, evitar nuevos riesgos (como en ciberseguridad o protección de datos) o garantizar que sus trabajadores sean capaces de separar trabajo de vida privada mientras están atrapados en sus casas. También lo son a la hora de mantener una cultura corporativa sólida y fuerte.

La cultura corporativa es un elemento crucial a la hora de crear identidad de marca y trabajar la reputación de la empresa. Los trabajadores son - o deberían serlo - los primeros embajadores de la compañía, quienes funcionan como un punto de conexión entre los consumidores y la propia marca.

Por ello, deben saber muy bien qué es su empresa y qué ofrece y también funcionar como defensores de sus valores de marca. Pero para hacerlo deben conocer muy bien a la compañía y deben conectar con ella de una manera profunda, se podría decir que emocional. Lograrlo cuando tu plantilla está en su casa, trabajando en pijama desde la mesa de su salón, no es sencillo.

Aunque que no sea sencillo no quiere decir que no sea posible. Como apuntan en un análisis en Harvard Business Review, existen tres elementos que se pueden trabajar para crear una cultura corporativa fuerte y estable aunque la plantilla esté en sus casas. Para ello, hay que potenciar tres puntos clave.

Crear entornos sólidos de aprendizaje y sociales

Aunque tus empleados estén en sus casas, hay que potenciar que existan puntos de conexión y elementos que impliquen un trabajo en un espacio físico. Básicamente, debes asegurarte de que al menos algún día tu plantilla se verá las caras y hablará 'en humano' entre ellos. Puede que esto sea lo más complicado en los tiempos de la pandemia, pero sí permite comprender cómo hacer las cosas una vez que la enfermedad se calme y el teletrabajo permanezca.

Días de trabajo obligatorio en oficina, acciones sociales como comidas especiales o happy hours o viajes de trabajo corporativos (los llamados "office retreats") ayudan a establecer esos vínculos. También lo hace el contar con un programa de formación interna, que se puede seguir también vía elearning, que ayude a transmitir los valores de la empresa y cómo se debe trabajar en ese entorno.

Potencia el trabajo en equipo

Los trabajadores, como ha demostrado la psicología del trabajo, suelen preocuparse menos por la empresa de forma abstracta y general de lo que lo hacen por el equipo con el que trabajan.

Por ello, las compañías que habitualmente tienen trabajadores que trabajan en remoto o que lo hacen de un modo fuera de lo tradicional (por ejemplo, las consultoras cuyos empleados pasan mucho tiempo en oficinas ajenas) suelen potenciar el trabajo en equipo y que se creen pequeños grupos de trabajadores, incluso aunque sea de forma virtual.

Esto permite que creen su propia cultura de grupo y que sientan una conexión emocional con sus colegas. Esa conexión emocional funciona por extensión con la empresa.

Piensa qué es el núcleo de la cultura corporativa

Y, finalmente, las compañías deben tener claro que el entorno en el que se mueve la cultura es un elemento dinámico y que, por ello, necesitan seguir ajustándose todo el tiempo a los cambios del momento. Las experiencias que viven los trabajadores cambian la cultura del momento y la compañía no puede permanecer estática en ese contexto.

Por ello, es tan importante comprender qué es la esencia de la cultura corporativa y qué significa.