PuroMarketing

La compra por impulso es una práctica habitual entre los Millennials. Según la encuesta publicada por AOL, más de la mitad de estos jóvenes realiza compras que no tenía previsto con anterioridad. 

El 60% de los jóvenes de entre 28 y 34 años busca información sobre productos online casi a diario, aunque o tenga la intención de comprar nada. Un hábito que sitúa a esta generación muy por encima de la media (46%), y nos lleva a dirigir nuestra atención hacia este público objetivo a la hora de diseñar nuestra estrategia de marketing online.

El hecho de que estos consumidores muestren su interés en productos y servicios les convierte en un público objetivo más propenso a   hacer compras no planificadas. Así, el 52% de estos Millennials afirma que finalmente realizaron compras que no habían pensado hacer; mientras que este hecho solo se dio en el caso del 43% de los compradores de entre 35 y 49 años, y en apenas un tercio de los mayores de 50 (30%).

Pero no todo son compras no planificadas. El estudio pone de manifiesto que el 66% de los clientes que tiene intención de comprar ya tienen claro qué marca y producto van a adquirir. De ahí la necesidad por parte de las empresas se ser capaces de retener y fidelizar a sus clientes, proporcionándoles una experiencia de compra satisfactoria, así como un servicio postventa de calidad. Además, los consumidores e la generación Millennial son más propensos a sentirse identificados con las marcas y a comprometerse con ellos; hasta llegar incluso a ejercer como acérrimos defensores.

Se trata de una actitud más propia de los más jóvenes de esta generación, según publicaba en enero el Boston Consulting Group. Concretamente, aquellos consumidores de entre 18 y 24 años son quienes se muestran más identificados con el discurso de la marca y comparten sus valores y objetivos. Conseguir esta actitud y compromiso con los clientes se hace más difícil a medida que avanzan en edad. Dentro de la misma generación Millennial, los mayores de 25 años ya no piensan como los de 18; su actitud se asemeja a la de los mayores de 35 años.

En el caso del 33% de los indecisos, la marca ha de desplegar todos sus encantos para atraer al cliente en modo compra y conseguir la conversión. De ellos, el 24% eligió qué comprar en función de lo que encontró en su búsqueda online, mientras que un 10% tomó su decisión cuando ya estaba en la tienda online.

Decididamente, los consumidores demandan activamente propuestas por parte de las marcas, y quieren que éstas les sorprendan, con acciones orientadas a sus intereses. De este modo conseguirán atraerles en su acción rutinaria de búsqueda de ofertas y promociones, así como fidelizarles y conseguir un lugar preferente en su mente.