PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El comercio electrónico ha ido aumentando su peso en las decisiones de compra y en los patrones de consumo de los ciudadanos de forma considerable. Si hace unos años comprábamos solo según qué cosas, ahora el ecommerce llega a todos los terrenos y se posiciona de todas las maneras posibles. Compramos de todo y nos hacemos con prácticamente cualquier cosa en la red.

Pero a medida que el ecommerce se iba haciendo popular y su peso iba en aumento, también han ido apareciendo los problemas y los focos de tensión. Sus gestores han tenido que aprender a luchar contra cada vez más cuestiones problemáticas. Desde la presión por lograr entregas cada vez más rápidas a los problemas que generan las devoluciones, los gestores de tiendas online han tenido que afinar su estrategia.

Y, por supuesto, cuando algo tiene éxito, también aparece rápidamente el fraude. En el terreno del ecommerce este ha estado marcado por prácticas no muy legítimas para posicionarse mejor, como estrategias de marketing para vampirizar a los competidores o al uso de comentarios falsos o no muy legítimos para aupar productos. Ahora, eso sí, a los gestores de ecommerce se les viene encima una nueva pesadilla. Es la del fraude en pagos.

Los datos de un estudio de Juniper Research apuntan en esa dirección. Las tiendas online y los servicios que dependen de los pagos online van a perder una cantidad considerable en los próximos años por culpa del fraude en pagos. Exactamente, y según las estimaciones de la consultora, entre 2020 y 2024 perderán algo más de 200 millones de dólares. Las víctimas serán ecommerces, compañías de venta de billetes de avión, servicios de transferencia de dinero y servicios de banca. Esas cifras acabarán en manos de los ciberdelincuentes.

Quizás, para los responsables de ecommerce la única buena noticia que aporta el estudio de Juniper es que, si nos atenemos a la rapidez del crecimiento, quien se está posicionando como la nueva estrella del cibercrimen no es tanto el ecommerce directamente como el fraude en transferencias de dinero. Esa es la sección en la que el fraude está creciendo más. Las pérdidas subirán en un 130% entre 2020 y 2024.

Las razones de este crecimiento

¿Por qué aumentará la cantidad de dinero que pierden y cómo se llegará a estas cifras? La clave está en cómo 'trabajarán' los ciberdelincuentes. Según las previsiones de Juniper, los intentos de fraude en la red serán más sofisticados y además también crecerán los vectores de ataque.

Los propios cambios en los hábitos de los consumidores crean un contexto que le resulta favorable a los malos de la red. Dado que cada vez es más habitual que se empleen herramientas de pago digital y dado que cada vez son más las compañías que las ofrecen, se está creando un escenario en crecimiento para que los ciberdelincuentes puedan atacar y se puedan hacer con su botín.

La solución, en la tecnología

Aunque, por supuesto, donde hay humo hay fuego. La industria no está quedándose de brazos cruzados esperando a que las acciones de los cibercriminales crezcan y a que se lleven su dinero. La industria está centrándose en usar la tecnología como palanca para luchar de forma más eficiente contra el fraude.

El machine learning, que emplean en tantas áreas como elemento clave para posicionarse, también tiene aquí su momento de gloria. Las compañías aumentarán en un 15% en 2020 su inversión en machine learning como herramienta para luchar contra el fraude y para prevenirlo.

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo