Artículo
Tendencias
Las tendencias de los 90 vuelven para conquistar al consumidor: “Genera una nostalgia que conecta con los usuarios”
El 81% de consumidores cree que el packaging influye en su decisión de compra

Los nuevos tiempos siguen reclamando el nacimiento de alguna tendencia de diseño que cale entre la población y sea recordada en el futuro. Pero, a la espera de ese impacto en el sector, las tendencias del pasado continúan teniendo una segunda vida. Los 90, con esa característica de colores chillones y formas geométricas, son la última moda que vuelve a estar en primera línea.

Cuando se habla de diseño o tendencias lo primero que viene a la mente es el sector textil. Sin embargo, una de las claves de este tipo de fenómenos es el del diseño gráfico. Especialmente en la actualidad, pues se ha convertido en una herramienta fundamental para todo tipo de empresas de ámbitos muy diversos. El objetivo en todas ellas, eso sí, es el de llamar la atención del consumidor y lograr que adquiera el producto en cuestión.

Según estadísticas de GoodFirms, casi el 40% de usuarios abandona una web si tiene un diseño desactualizado. En formato físico, el 81% de consumidores asegura que el packaging influye en la decisión de compra, según Enterpriseleague. “La experiencia y el diseño que ofrece un sitio web a los visitantes es fundamental en la decisión de permanencia y predisposición a la interacción. Además actúa de forma inmediata incluso antes de valorar si la web nos será de utilidad o valor”, destaca la experta Anna Pallerols.

Las características del diseño de los 90, como ya sucediera con los de los 80 o 70, ha recuperado relevancia. Aquella época se caracterizó por la llegada de las páginas webs, ahora formando parte del día a día de todo el mundo, pero también por las ganas de llamar la atención después de años de desarrollo social. Y el uso de determinados colores y formas jugó un papel fundamental. Por ello, el diseño gráfico que recupera el alma de los 90 sigue las principales pautas de tal tendencia.

“Cada vez se hace referencia más a lo vintage, a características de décadas pasadas. La vestimenta de estrellas de la música, o las colecciones de las marcas de ropa son un ejemplo. Eso también acaba llegando al diseño gráfico, que es consciente de los gustos del usuario por algo tradicional fusionado con las novedades tecnológicas de la actualidad”, asegura la responsable de diseño gráfico en la escuela catalana LCI Barcelona.

Un aspecto fundamental de esta corriente es el color empleado en el diseño. Los 90 se caracterizan por utilizar tonos llamativos, vivos. Y, al combinarse varios de estos, se logra ese punto chillón que no pasa desapercibido para nadie. Al igual que se empleaban a la hora de elaborar panfletos publicitarios de la época, en el diseño gráfico actual también se apuesta por buscar esas similitudes.

Pero el color no es el único pilar sobre el que se fundamentó la moda de los 90. También las formas predominantes en todos los diseños. “Por aquel entonces, las variables geométricas convencieron a diseñadores de todo tipo. Y, por ende, también a una población que acabó promoviendo tal estilo”, reconoce la profesional de la escuela de diseño y artes visuales.

La geometría aparecía a menudo, bien por medio de formas más abstractas o dando relevancia a la presencia de círculos, muchas veces presentes a través de los llamativos lunares. La mezcla de colores vivos y de formas geométricas acabó convirtiéndose en la carta de presentación de una moda de los 90 que ahora vuelve a ser trendy.

“La experiencia del usuario es una parte fundamental de cualquier marca, y el diseño es parte de ella. Lo vintage está de moda y por lo tanto, también en la web. Ofrece un contrapunto interesante a la tecnología moderna con la que diseñamos, y a la vez genera una sensación de nostalgia que conecta con los usuarios mejorando su respuesta”, sentencia Pallerols.