Artículo
Publicidad
Cómo la publicidad emocional puede transmitir los mensajes que importan
Los anuncios que apelan a las emociones consiguenquedarse en la memoria a largo plazo
Publicado por Raquel C. Pico
Periodista especializada en marketing, tecnología y cultura. Como escritora, autora...

La publicidad emocional apela directamente a los sentimientos de los consumidores. O, resumiéndolo de forma sencilla, quieren hacer llorar al consumidor para que directamente compre el producto.

Es lo que hizo en su momento Google con Dear Sophie, uno de los anuncios que aparecen habitualmente en las referencias sobre el uso de las emociones en la publicidad. La historia seguía a un padre - al que nunca se veía en imágenes - que envía a su hija todos los momentos relevantes de su infancia por email. Emotivo, bonito, inspirador y un escaparate de todos los productos del universo Google, desde Gmail hasta YouTube.

Los anuncios que apelan a las emociones consiguen, según un análisis desde el punto de vista neurológico, quedarse en la memoria a largo plazo (es decir, la que importa, la que crea los recuerdos). Además, conectan con el punto de decisión de compra. Cada vez que un consumidor adquiere un producto, lo hace de una forma subjetiva. No se trata de una decisión tomada por nuestro cerebro racional o consciente, por lo que llegar con el mensaje a la parte emocional del cerebro es especialmente importante.

Las empresas han descubierto el filón, pero la publicidad emocional puede ser empleada también no para vender sino para transmitir los mensajes que importan. Es lo que ha hecho en varias ocasiones en los últimos años la ONG suiza Pro Infirmis. Sus campañas, creadas por la agencia suiza Jung von Matt/Limmat, han conseguido tocar la parte sensible de los receptores y sorprenderlos, fijando el mensaje.

La última de sus campañas ha atacado la imagen de perfección que vende la industria de la moda. La ONG ha creado maniquíes basándose en los cuerpos de personas con discapacidad y los ha colocado en los escaparates de una de las calles comerciales de Zurich, como muestra de emponderamiento por una parte y como manera de llegar a los transeúntes mostrándoles que hay muchos más cuerpos que los que son vendidos como perfectos.

La campaña consiguió sorprender a los viandantes y también convertirse en material viral, saltando desde Suiza hasta los medios de comunicación de medio mundo y consiguiendo amplificar el mensaje. Los artículos animaban el debate en lugares a los que Pro Infirmis no hubiese conseguido llegar de otro modo.

Pero este no es el primer tanto que se apuntan en la ONG con una campaña de publicidad emotiva. Antes ya habían conseguido sorprender y tocar a los receptores con esta otra campaña.

Para romper con los mitos sobre cómo se transmite el VIH, el organismo promovió una versión con intenciones de los abrazos gratis. La acción en la calle - muy viral - se acompañaba de una web informativa llamada, como era de esperar, "abrazos gratis".

Publicado por Raquel C. Pico
Periodista especializada en marketing, tecnología y cultura. Como escritora, autora...

Comentarios (1)

!Únete y participa en la conversación!
Todostartups
Todostartups