Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
PATROCINA
¿Qué ocurre cuando la estrategia de marketing no está reportando en absoluto una mejora en las ventas?
Qué falla cuando el plan de marketing no está empujando las ventas
489 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Para conocer el E-Marketing, identificar las estrategias, su implementación y sus casos de éxito
  • La mayor selección de cursos con la mejor relación calidad-precio del mercado
  • PuroMarketing

    Se pueden estar haciendo muchas cosas y no estar obteniendo los resultados que se estaban esperando: es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan marcas, empresas y los responsables de las mismas. Se puede trabajar de forma manifiesta para intentar conectar con los consumidores y se puede estar haciendo un trabajo muy intenso o muy amplio para intentar conectar con ellos y que, en realidad, no se estén consiguiendo los resultados esperados. Se puede haber establecido un plan de marketing, se pueden haber fijado unos objetivos y un camino para intentar lograr cumplir con lo previsto y que, a pesar de todo, no se logre llegar a nada de lo esperado.

    Es decir, se puede haber hecho un plan de marketing de lo más estudiado y que, a pesar de todo, no se logre con ello aumentar las ventas y conectar más y mejor con los consumidores. Cierto es que, como apuntan ya algunos expertos, el marketing ha dejado de ser simplemente una herramienta para vender. El marketing ha dejado de ser un 'contar para vender' y ha empezado a intentar cumplir con objetivos más ambiciosos.

    De hecho, ahora se intenta por un lado crear relaciones más dinámicas y más profundas con los consumidores y por otro hacer que la marca sea una suerte de aliada en un 'bien mayor'. La estrategia ya no solo intenta vender lo que la marca o la empresa hace ella misma sino también posicionar ciertos mensajes y ciertas cuestiones que tienen objetivos más elevados. Las firmas se han convertido en un canal para contar muchas otras cosas (y recibir, no nos engañemos, beneficios de forma indirecta).

    Pero, a pesar de estos cambios y a pesar de la complejidad que se ha añadido ahora a lo que implica el marketing y a lo que las marcas y empresas tienen que hacer cada día, sí es cierto que al final una firma quiere vender más. Es una cuestión de absoluta supervivencia. Las compañías se gastan mucho dinero en su estrategia de marketing y quieren que, de forma directa o indirecta, tenga un beneficio. Las empresas no son ONGs, por muy crudo que parezca sonar al decirlo, y quieren, de una manera o de otra, tener beneficios.

    ¿Qué ocurre cuando la estrategia de marketing no está reportando en absoluto una mejora en las ventas, cuando lo que se está haciendo está cayendo en saco roto? Para la firma esto supone un serio problema y una fuente de tensión: el marketing tiene que llevar a algo. Posiblemente, como apunta una analista en una columna en FastCompany, la cuestión esté en un problema básico.

    Como señala, si se va al nivel básico, la firma tiene que trabajar en dos cuestiones diferentes de forma paralela. Por un lado, tiene que aumentar la credibilidad de la marca, hacer que los consumidores confíen en ella. Por otro lado, tiene que generar leads de calidad, es decir, contactos valiosos con potenciales consumidores interesados. Y estas dos líneas de trabajo, por muy básicas que parezcan, son complejas. No ejecutarlas bien acaba implicando un fallo y acaba llevando a esa no conversión en ventas. Al final, no se está haciendo negocio.

    Las dos líneas básicas

    Las empresas tienen que aprovechar todas las oportunidades posibles y valiosas para posicionarse en estos dos terrenos y en estas dos áreas. De entrada, hay que trabajarse la credibilidad. Poco importa lo que se venda o lo que se sea: si no se consigue que los demás confíen en lo que se está ofreciendo al consumidor, no se tendrá ninguna oportunidad. Esto implica trabajar todas las ventanas y hacer un trabajo de fondo.

    Es como correr un maratón. Hay que trabajar de forma sostenida a lo largo del tiempo. No es una carrera de distancia corta, en lo que lo importante es acelerar para llegar a la meta lo más rápido posible. Aquí lo crucial es ir trabajando el éxito a lo largo del tiempo. Por ello, por ejemplo, acciones como generar contenidos y mantenerlos activos en terrenos como pueden ser las redes sociales son tan importantes, o hacer marketing de contenidos en medios. Puede que no logren un efecto inmediato, pero ayudarán a crear el efecto a medio plazo.

    Por otro lado, las firmas tienen que crear oportunidades de contacto con los consumidores adecuados, tienen, en definitiva, que generar leads de calidad. Y para ello las empresas tienen que ser efectivas y tienen que estudiar bien qué les conviene. No hay que dejarse llevar por lo que todo el mundo esté haciendo o por lo que parezca que le está funcionando tan bien a aquella marca. Más bien, hay que trabajar de forma concreta en lo que funcionará bien a uno. Hay que estudiar lo que traerá mejores retornos al caso concreto que uno mueve. ¿Dónde están en el propio mercado los leads de calidad? Cuando se sepa, hay que ir a por ellos.

    La mayor selección de cursos con la mejor relación calidad-precio del mercado
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar