Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
215 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • PuroMarketing

    Las palabras son una herramienta muy importante, aunque, cuando se habla de cómo posicionar productos, servicios, marcas y empresas, se suele hablar antes de muchísimas cosas de lo que se hace de las palabras y de su poder. Cambiar una palabra por otra no solo puede modificar por completo el significado de las cosas, sino que además puede hacer que resulte mucho más fácil o más difícil trasmitir mensajes, compartir ideas o lograr que los receptores comprendan lo que se les está intentando decir. Las palabras, como diría la sabiduría popular, las carga el diablo y, por ello, escoger las más exactas y más adecuadas resulta mucho más importante.

    Y esa importancia es igualmente decisiva cuando lo que se está intentando es encontrar la manera de compartir información de producto. Los mensajes sobre los productos, las marcas y las empresas tienen que ser concisos y tienen que ser efectivos. Tienen que ser capaces de transmitir todo lo que la empresa quiere contar y deben hacerlo sin que al consumidor le cueste comprender y descifrar lo que tiene por delante. Es decir, hay que ser capaz de describir de un modo breve, directo y claro lo que se tiene delante.

    Uno debe ser capaz de describir en un par de palabras o en un par de frases al producto, a la marca, a la empresa o al servicio, lo que hace que las compañías tengan que trabajar en ese terreno. Esto es, tienen que crear su definición de marca, por así decirlo, y tienen que hacerlo de un modo breve.

    Esta economía de palabras y de mensajes se puede comprender si se tiene en cuenta que las ventanas de oportunidad de las marcas y de las empresas son muy limitadas. En medio de todo el ruido al que tienen que enfrentarse a la hora de llegar al consumidor, tienen que ser capaces de lograr sobresalir y de destacar de una forma además que no implique el usuario tenga que hacer un trabajo extra. En medio de toda la oferta que tienen disponible, los consumidores se irán a lo más fácil y no se molestarán en hacer un trabajo extra para intentar comprender lo que la compañía puede querer decirles.

    Solo hablarán de ti de forma superficial

    Como recuerdan en un análisis en Inc, la cuestión es crucial también por varias razones. Ya no solo se trata de que los consumidores no vayan a hacer el gran esfuerzo de comprender qué es lo que les estás vendiendo, sino que además - y esto ocurre para muchísimas firmas - los propios consumidores son quienes hacen que el producto se haga conocido. Muchas startups, por ejemplo, confían en el boca a boca para dar a conocer sus productos. Y si al final quien describe tu producto a otros es el propio usuario y este no va a esforzarse por contar algo con todo cuanto detalle pueda existir, sino que lo hará en el menor tiempo posible. Y si no está claro cómo hacer esa descripción con solo un par de palabras o de frases, la descripción quedará sin incluir en la conversación.

    De hecho, el propio contexto ya hace que las cosas tengan que ser concisas y eficientes. El producto o el servicio solo aparecerá en la conversación si realmente parece relevante para ella. Es decir, solo aparecerá de pasada cuando se está hablando y por ello se dirán simplemente un par de frases o palabras para mencionarlo y aludirlo. Por eso ser capaz de ser breve y conciso es aún más importante.

    De hecho, solo hay que pensar en cómo son y cómo se han descrito los productos que han triunfado en los últimos tiempos para comprender este punto. Facebook o Uber se hicieron virales como producto y lo hicieron logrando decir lo que eran en un par de palabras, sin irse por las ramas y sin intentar decir demasiadas cosas en demasiado poco tiempo.

    Cuando Facebook llegó al mercado, no se vendía hablando de redes sociales y estructuras, sino que simplemente apuntaba que era una herramienta para conectar con otra gente. Uber se presentaba con: "le das a un botón y en cinco minutos un Mercedes te recoge y te lleva a donde quieres". Así era como lo introducía su fundador. Ahora mismo se vende con 'pulsa un botón y viaja'.

    Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar