PuroMarketing

¿Se avecina el final de los misterios del SEO? La Comisión Europa busca que Google o Amazon dejen claro qué premian sus algoritmos en las búsquedas
Europa quiere que los gigantes de internet sean más transparentes sobre cómo funcionan sus algoritmos de búsqueda

Para los marketeros, una de las piezas clave a la hora de trabajar la presencia online de sus marcas es la de 'leer' los algoritmos. Aparecer en los puestos destacados de los buscadores (Google, sobre todo, pero también en páginas como Amazon, que se ha convertido en crucial en las búsquedas de producto) resulta determinante. Una buena estrategia SEO supone estar allí donde los consumidores van a buscar tu producto y aumentar la conexión y las oportunidades de ventas. También implica hacer un trabajo en profundidad de intentar adivinar lo que ocurre y lo que funciona.

Los marketeros vuelan, al final, a ciegas. Las diferentes plataformas no dan razones claras sobre qué lleva a unos contenidos a posicionarse mejor que otros. Por muy generales que sean sus instrucciones (por ejemplo, que se premian contenidos relevantes y de calidad), estas no permiten saber de forma exacta qué se debe hacer para llegar a los consumidores en posiciones privilegiadas. Para ello, los marketeros deben hacer casi alquimia, leyendo entre líneas y afinando su estrategia SEO.

Por supuesto, todo ese trabajo se cae casi como un castillo de naipes cuando las plataformas online cambian las normas. Cada cambio de algoritmo de Google - y justo el buscador acaba de cerrar uno - supone casi volver a empezar. Se necesita comprender nuevamente qué le interesa al buscador y qué tipo de contenidos son los que premia. Pero ¿está ese momento llamado a desaparecer? ¿Van a tener que ser las plataformas online mucho más transparentes con cómo funcionan sus algoritmos y con qué hace que unos contenidos logren mejores posiciones que otros?

Eso es lo que quiere la Unión Europea. La última guía que la Comisión Europea ha presentado sobre cómo deben actuar las empresas online en Europa ya marca ese camino. "Estas guías marcan el estándar para la transparencia en ranking por algoritmos y aumentarán la justicia en la economía de las plataformas online, que impulsa la innovación y el bienestar de millones de europeos", señala Margrethe Vestager, la responsable comunitaria de asuntos digitales, como recoge AP.

Cómo deben comportarse los gigantes

Las pautas establecidas por la Comisión señalan que los gigantes de la red, como Google o Amazon, deberían ser más transparentes sobre cómo funcionan los resultados de búsqueda en sus plataformas. Esto es, las empresas deberían tener más claro qué es lo que hace que sus productos y servicios aparezcan mejor o peor posicionados en los resultados de sus buscadores.

Las compañías de internet, explican en AP al hilo de lo que ha publicado la Comisión, tendrán que compartir con las empresas en general la información necesaria para que puedan mejorar su perfil en la red. Así, por ejemplo, tendrán que desvelar los principales factores que sus algoritmos tienen en cuenta a la hora de determinar qué es más importante. Igualmente, también deberán dejar claro qué consecuencias tiene el pagar en los resultados de búsqueda.

La guía de la Comisión, como explican en la web de la UE, son un complemento a las leyes de transparencia comunitaria y "las primeras de este tipo a nivel global".

No son "jurídicamente vinculantes", pero funciona como un elemento de asistencia para los gigantes de la red para cumplir con las normas europeas. Esto es, sea como sea, las plataformas tienen la obligación de ser transparentes (y lo tienen que hacer desde la entrada en vigor de una regulación en julio de este año). Las guías les dan sugerencias de cómo pueden hacerlo.

Además, estas normas les dicen un tanto a las compañías de internet por dónde irán los tiros en la normativa comunitaria y en las preocupaciones de la UE. Como recuerdan desde AP, se espera que en los próximos días la Unión Europea presente nuevos paquetes normativos que limiten el poder de las grandes compañías de internet.