PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Uno de los elementos que señalan de forma recurrente los estudios sobre Instagram y su aplicación en social media marketing es que el alcance orgánico, el elemento al que todos los gestores de marcas aspiran, está en crisis. Como ocurrió antes en otras redes sociales, Instagram está poniendo las cosas cada vez más difíciles a los marketeros y los está empujando a sus servicios de pago. El último movimiento de la red social ya apuntaba también en esta dirección: Instagram va a poner anuncios en su pestaña Explora y este tipo de movimientos suelen dejar claro que las cosas en lo que a orgánico toca van a cambiar.

La aparición de una nueva ventana publicitaria hace además que la red social asuma más carga de anuncios. Esto es, se añaden nuevas oportunidades para los anunciantes y nuevas maneras de generar ingresos pero también se añade más ruido (molesto) para los usuarios de la red social. La gran cuestión podría ser si Instagram necesita más anuncios o si en realidad tiene ya demasiada publicidad.

Entrar en el feed de la cuenta propia de Instagram para ver cuánta publicidad tiene puede ayudar a verlo. Tras la primera foto, Instagram ya sirve un anuncio. Después, el siguiente anuncio llega tras cinco posts de contenido y tras ello se establece un ritmo de cuatro posts y un anuncio. Esta tónica se veía accediendo desde España y con una cuenta en castellano. Los responsables de social media marketing estadounidenses consideran, sin embargo, que Instagram tiene cada vez más publicidad y que el contenido está más sumergido en anuncios que nunca.

Como apuntaba una marketera a Marketing Land, en los últimos tiempos había visto aparecer más y más anuncios. En su feed, de 45 posts el 22% eran anuncios y de 26 stories lo eran el 23%. Otro consultor publicitario ya había señalado anteriormente que desde el principio del año había visto un crecimiento en el peso de la publicidad en Instagram. Las estimaciones que maneja Marketing Land, provenientes de diferentes marketeros, señalan que la publicidad puede ser ya uno de cuatro posts que aparecen en el feed.

Si el usuario ha interactuado en el pasado con algún anuncio, le servirán además más publicidad, añaden. Esta es la percepción que tenía una de las marketeras con las que hablaba el medio estadounidense, pero también lo único que se puede sacar en limpio de lo que les han dicho desde Instagram. Desde la red social, un portavoz señalaba que la carga de anuncios fluctúa partiendo de cómo el usuario ha empleado Instagram en el pasado.

Por qué más anuncios

¿Por qué están creciendo los anuncios y la carga que los usuarios soportan? Por supuesto, Instagram es parte de un negocio y lo que les importa es hacer caja, pero este crecimiento está muy vinculado al interés que la red social despierta entre los anunciantes.

Como recuerdan en el análisis, hay más anunciantes interesados en usar Instagram como plataforma para llegar a los consumidores y todo ello está haciendo que el inventario crezca. Esto es, Instagram está intentando ser capaz de responder a esa demanda y generar más oportunidades para monetizar ese interés.

Ahora bien, Instagram está jugando con fuego en lo que a publicidad se refiere, como hacen todas aquellas compañías que llegado el momento del gran éxito intentan monetizarlo hasta el extremo. Los consumidores ya están hartos en general de la publicidad y ponerles anuncios hasta el aburrimiento no hará mucho mejor las cosas.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo