PuroMarketing

Si hay un tema que se ha convertido en uno de los de moda en lo que al mercado de la publicidad y a internet se refiere, es el de Amazon como futuro gran rey del nicho. Hasta ahora, Facebook y sobre todo Google se estaban repartiendo el grueso de la tarta, en lo que algunos ya tachan de duopolio. Amazon, sin embargo, ha ido creciendo progresivamente y acaparando más y más peso, entrando en terrenos que no son los suyos tradicionales. Uno de ellos es el de la publicidad y es ahí donde hay quienes creen que se convertirá - si no lo es ya - en la única voz que puede romper el dominio de Google y Facebook.

De hecho, en el mercado estadounidense, ya está más cerca que nunca de estos jugadores. Las previsiones apuntan que cerrará el año con el 4,15% de la cuota del mercado publicitario online, lo que es una subida notable (a principios de año tenía el 2,7%) y algo que le permite ganar posiciones. Amazon sería así el tercer jugador del mercado publicitario en EEUU, adelantando a Oath, el hasta ahora tercero, y posicionándose por detrás de Facebook y Google.

Pero lo que la industria debe saber sobre el futuro publicitario de Amazon y sobre cómo lo está conquistando no es solo eso. Tienen que tener claros cuáles son los puntos clave de su andamiaje y un análisis de eMarketer se ha centrado en ello.

El consumidor es el centro de todo

En el terreno del comercio electrónico, una de las cosas que han hecho que Amazon se haya posicionado de forma destacada y que hay ganado pero por encima de lo que hacían y hacen sus competidoras fue la importancia que daba no solo a la atención al cliente sino también al conocer al consumidor (para así ser capaz de posicionar ante él los productos que este realmente quiere). El consumidor es el epicentro de su estrategia y lo seguirá siendo.

Como apuntan en el análisis de eMarketer, "el consumidor va a ser aún más importante para Amazon que el anunciante". La clave para Amazon está en lograr la mayor conversión posible en lo que ofrece al consumidor y eso implica que no va a lastrar su experiencia o su tienda para mejorar los datos de su división de anuncios. De hecho, en el análisis lo apuntan claro, Amazon no va a hacer que los anuncios empiecen a ser intrusivos si con eso pierde a sus consumidores.

La clave está en los datos

Pero, por supuesto, este interés de Amazon y este cuidado por el consumidor no es meramente una acción de su 'buen corazón'. Este interés está muy marcado por cómo Amazon hace negocio y cuál es la clave de su éxito. Y la clave de ello son los datos. Amazon necesita que el consumidor sea feliz en su plataforma porque necesita que siga comprando sus productos allí y navegando en ella, para que así sigan generando datos y más datos que ayuden a que la compañía los conozca mejor y les pueda ofrecer de forma más efectiva lo que quieren comprar.

Algunos analistas apunta, de hecho, a que toda esta información y todo este potencial no lo empleará en las ofertas publicitarias que tiene ahora, sino que será exprimido al máximo en el futuro próximo, en un potencial mercado publicitario en vídeo asociado a los contenidos de ese nicho (y que se puede vincular también al interés de Amazon por entrar en la televisión más tradicional).

No se debe confiar y dar por sentado ningún dominio

Y, ahora que los analistas hablan del potencial de Amazon y de lo sólida que la compañía está en algunos mercados en lo que a publicidad se refiere, hay también que recordar un punto básico en lo que a mercados y empresas se refiere. No se debe dar nada por sentado y no se debe esperar que las cosas no cambien nunca.

Los analistas lanzan esta advertencia sobre todo en relación al emergente mercado de los asistentes inteligentes, los altavoces en los que Alexa parece la gran reina del mercado gracias a la cuota de Echo. Sin embargo, sus competidores, como es el caso de Google Home, no paran de crecer y están haciendo que el dominio empiece a no ser tan sólido.