PuroMarketing

Cuando las marcas y las empresas crean un anuncio, tienen que tener muchos elementos en cuenta. Primero, está todo el proceso de crear el contenido y de comprender qué es lo que hay que construir para llegar al mercado clave al que se busca convencer. Luego, está la emisión del anuncio y la creación de una estrategia de campaña. Y, tras ello, queda esperar a recibir los datos exactos que esa campaña generó para determinar si el anuncio tuvo o no éxito.

Pero quizás la clave para comprender si los anuncios están funcionando o no y si están llegando a los consumidores o no esté en un dispositivo del que ahora siempre están acompañados.

Para comprender si un mensaje ha calado y si ha logrado una respuesta por parte de los consumidores, habría que analizar lo que hacen tras verlo en sus smartphones. Cuando un anuncio tiene impacto y cuando los consumidores responden ante lo que le están mostrando, es habitual que se acabe buscando desde el móvil a la marca relacionada.

El móvil como espacio extra

Esto es lo que se puede concluir partiendo del análisis que han realizado investigadores de la University of Houston, de la University of Minnesota y de la University of California-San Diego. Los investigadores acaban de publicar las conclusiones de un estudio en el que analizan lo que ocurre cuando se ven anuncios en la televisión y cuál es la respuesta que desencadenan en los consumidores.

Los investigadores detectaron que, tras ver los anuncios en la tele, los consumidores pueden protagonizar tres tipos de respuesta empleando sus pantallas móviles. Pueden buscar el producto o más información sobre el mismo, pueden directamente comprarlo en la web de la compañía o pueden publicar sus opiniones en redes sociales. Estos datos no son una curiosidad, sino una pauta de comportamiento general y una logrará que las empresas tengan más datos sobre sus consumidores. Esa información - y cómo responden los consumidores en las segundas pantallas - les está diciendo, en realidad, cuál es la respuesta que están consiguiendo sus anuncios.

Los expertos han descubierto también algunos datos interesantes sobre la respuesta general que tienen los anuncios. La respuesta inmediata a la publicidad, señalan, ocurre como mucho en los cinco minutos posteriores a la emisión y además el tipo de marca también cambia cómo se busca. Las grandes marcas de ámbito nacional suelen hacer que se busque más a los competidores, pero menos que se busque el precio.

Por tanto, en las conclusiones de la investigación señalan que es muy importante que los anunciantes tengan en cuenta lo que ocurre no solo en la emisión directa del anuncio, sino también en los smartphones y tabletas de los consumidores. Lograr comprender esos patrones de búsquedas y de actividad en la red permiten comprender qué se está consiguiendo y cuál es el éxito de la campaña, pero también obtener una información que ayuda a perfilar mucho mejor las campañas futuras.

Aplicable a más formatos publicitarios

En el estudio, se han centrado en lo que ocurre en la televisión y en las segundas pantallas en el momento justo en el que se sirve un anuncio, pero lo cierto es que no es difícil imaginar que estos datos y estas conclusiones se pueden extrapolar.

Al fin y al cabo, llamar a los móviles segundas pantallas podría ser hasta cuestionable, porque están siempre con los consumidores y son empleados de forma extensiva. Los consumidores están en todo momento pegados a las pantallas de sus dispositivos móviles, lo que lleva a que la respuesta que se logra cuando se cruzan con cualquier información se produzca ahí. El smartphone es nuestra vía de respuesta inmediata.

Y, por tanto, lo que ocurre con la tele podría ocurrir con cualquier otro soporte publicitario con el que nos cruzamos durante el día a día.