PuroMarketing

El coronavirus ha acelerado cambios y ha implantado nuevas preocupaciones y expectativas, con las que las marcas tendrán que trabajar 
Las tendencias que marcan este año los patrones de consumo globales

En cierto modo, todas las previsiones que teníamos sobre cómo serían los consumidores de estos años 20 se han quedado en papel mojado. La crisis del coronavirus hizo, ya prácticamente un año atrás, que las proyecciones cambiasen, porque los consumidores también lo hicieron. El orden de prioridades cambió y también las preocupaciones de los ciudadanos. Durante 2020, los marketeros tuvieron que ir ajustando las cosas en tiempo real. En 2021, es más fácil estimar - cierto recorrido se tiene ya - qué marcará las decisiones de los consumidores.

El coronavirus, de hecho, ha acelerado algunos cambios de consumo (por ejemplo, la migración al ecommerce) pero también ha supuesto "cambios sutiles pero profundos" en cómo piensan los consumidores y cómo deben responder las marcas, como explican desde Mintel. Mintel acaba de publicar un análisis de las que prevén que serán las tendencias globales que marcarán las decisiones de los consumidores durante este 2021.

Es lo que los consumidores "quieren y esperan" y lo que las marcas y empresas deberán trabajar para conectar con ellos.

Salud, pero ¿qué salud?

El bienestar se ha convertido en una de las prioridades cruciales y destacadas de los consumidores, pero aun sabiendo esto no es fácil comprender qué esperan exactamente los consumidores.

En el análisis de Mintel hablan de "salud indefinida". Los consumidores están más preocupados que nunca por lo que resulta saludable y lo que no, pero al mismo tiempo están en un momento de completa incertidumbre. Como explican en el análisis, se buscan experiencia que apoyen el bienestar, pero no se sabe qué rutinas serán las que marcarán nuestro futuro. Las marcas deben ser capaces de ofrecer soluciones en este contexto.

Empoderamiento colectivo

Los analistas de Mintel han detectado un mayor sentido de comunidad. Los consumidores piensan más en términos comunitarios, de colectivo, algo que ocurre incluso en aquellas culturas que resultaban mucho más individualistas. Esto hace que ciertos elementos se hayan convertido en preocupaciones generales, como ocurre con el cambio climático o con Black Lives Matter, que las marcas deben afrontar.

Además de un empoderamiento colectivo y de una lucha conjunta por el bien común, la tendencia a la sensación de comunidad se ve también en lo que Mintel separa como otro punto, el de la búsqueda de comunidad y de 'juntarse'. "La covid-19 ha revitalizado el concepto de comunidad, con los consumidores deseando conexiones humanas e interacciones más que nunca", explican.

Dado que el contexto nos obliga a quedarnos en casa y a cumplir con preceptos de distancia social, la idea de la unidad con los demás ha aumentado en su valor. Sentimos que es más importante conectar con los demás.

Un cambio en las prioridades

Los consumidores han cambiado qué resulta prioritario para ellos. Dado que se sienten vulnerables, no saben qué traerá el futuro económico y se encuentran en una situación compleja, los consumidores están evitando gastar de más y reduciendo el consumo excesivo. Intentan encontrar lo que realmente les importa y centrarse en ello.

En ese proceso, no se trata solo de encontrar las cosas que son cómodas y tienen precios justos y que se pueden permitir, también las que resultan seguras y serán duraderas. En cierto modo, se ha vuelto a lo básico, a la esencia de lo que es importante y lo que no.

Una vida virtual

Nuestra vida está más volcada en la red, por razones obvias. Lo digital es cada vez más importante en entretenimiento, pero también como fuerza y espacio para las conexiones. Esto abre nuevas oportunidades, como demuestra el tirón del gaming o de los eSports.

Los dilemas digitales

A pesar de esta importancia creciente de todo lo virtual en nuestra vida y de los servicios digitales, no es una cuestión perfecta o libre de problemas. Las marcas deben hacer que su oferta digital sea accesible a todos, pero también entender cómo se sienten los consumidores en ese contexto.

"El ecommerce y las transacciones online tienen el potencial para convertirse, y quedarse, como la norma", explican desde Mintel, pero eso llevará a las compañías a tener que trabajar en "capacidades digitales", en solucionar las necesidades de los consumidores y en acortar la distancia entre los offline y online para ofrecer una experiencia consistente.

La importancia de lo sostenible

Ya lo era antes y lo seguirá siendo ahora. Los consumidores tienen más información que nunca y hacen compras más informadas. Quieren que las empresas sean sostenibles y por sostenibilidad no hay que entender solo con respecto a la naturaleza. También lo es en términos sociales. En este momento, eso implica apoyar a las comunidades o más productos locales.