PuroMarketing

Amazon acaba de presentar resultados financieros y acaba de confirmar con ellos su posición como uno de los jugadores más relevantes del mercado tecnológico. La compañía está cada vez más asentada entre las grandes y poderosas de la red.

La compañía ha cerrado el primer trimestre de 2018 con una subida de beneficios muy importante. En el período analizado, sus beneficios se han duplicado. Ha cerrado con unas ganancias de 1.600 millones de dólares. Estos datos se comprenden mejor si se tiene en cuenta que cada día el gigante ingresaba más de 550 millones de dólares gracias a las ventas de Amazon.com, las de Whole Foods, los servicios de hosting o la producción de contenidos de televisión. Los datos hicieron que Amazon viviese una escalada en bolsa, lo que la convirtió ya en la segunda compañía cotizada más valiosa del mundo y solo por detrás de Apple.

Amazon Prime llega a mucha gente y será más caro

La semana pasada Amazon daba números redondos sobre usuarios de su plataforma Amazon Prime. En una carta a los inversores, Jeff Bezos desvelaba - dando cifras oficiales por primera vez - que el servicio contaba ya con 100 millones de suscriptores en todo el mundo. En 2017, añadía, se habían distribuido 5.000 millones de productos vía el servicio.

Ahora Prime va a subir de precio, al menos en Estados Unidos (donde, por otra parte, aporta más beneficios a sus usuarios de los que se pueden tener en por ejemplo España). A partir de mediados de mayo, el precio de la suscripción pasará a costar 119 dólares por año. Según explicaba uno de los directivos de Amazon en la presentación de resultados, la subida viene marcada por el crecimiento de los costes que implica el gestionar entregas en el mismo día, en un día y en dos días.

Amazon es una fortaleza en publicidad

Una de las áreas en las que el nombre de Amazon ha aparecido de forma recurrente en los últimos meses es en la de previsiones sobre quién podría romper el duopolio publicitario online de Google y Facebook. Y a Amazon las cosas en publicidad le van bastante bien.

En sus resultados, señaló más de 2.000 millones de dólares en lo que denominan otros ingresos. Como recuerdan en Business Insider esto es básicamente venta de anuncios. La cantidad es un 139% superior a la del año pasado. El crecimiento se benefició de un cambio en la contabilidad, pero aunque se aplicasen las normas anteriores hubiese sido destacado (de un 72%). Uno de sus directivos señaló en la presentación de resultados que la publicidad sigue siendo "un punto brillante".

La publicidad en Amazon tiene además todavía mucho margen de crecimiento. La compañía planea añadir más publicidad, pero aún no se sabe cómo lo hará. No quiere que los anuncios sean molestos y que con ello lastren la experiencia de compra ni la de uso de algunos de sus productos (por ejemplo, no habrá anuncios en el futuro próximo en Prime Video).

Amazon ya no es - de hecho - solo esa compañía de ecommerce

Y estos últimos datos se entienden además mucho mejor si se tiene en cuenta lo que apuntan ya algunos analistas. Como indican en un análisis en MarketWatch, puede que Amazon sea un gigante del ecommerce, pero no debería verse ya solo como una compañía de ese terreno. De hecho, el elemento que más creció en beneficios en el trimestre en cuestión fue Amazon Web Services, la división cloud de Amazon y que tiene clientes tan importantes y variopintos como Netflix o la CIA.

La división cloud solo es el 10% del total de los ingresos que Amazon consiguió en el período, pero cuando se analizan los beneficios se ve de un modo diferente. Amazon tuvo un beneficio operativo de 1.900 millones de dólares. Su división cloud aportó a esa cuenta 1.400 millones.

El éxito del servicio y los costes bajos que supone le permite a la compañía, como recuerdan en el análisis, compensar otras cuestiones que salen menos a cuenta, como los envíos gratis en ecommerce. Al fin y al cabo, los costes de envíos de Amazon han sido en el trimestre de 7.800 millones de dólares (frente a los 4.700 millones del año anterior).