PuroMarketing

El mundo del marketing y el de la estrategia de las empresas ha estado siempre en medio de cambios. La evolución ha sido constante y los diferentes jugadores del mercado han tenido que irse adaptando a la aparición de nuevos medios, nuevas tendencias, nuevas formas de comunicar y nuevas necesidades a la hora de llegar a los consumidores.

De hecho, se podría decir que toda la segunda mitad del siglo XX estuvo llena de cambios y de novedades a las que los marketeros no tuvieron más remedio que irse adaptando, desde la irrupción de la tele como medio de masas a la aparición de internet al cierre del período. Las primeras décadas del siglo XXI no han abandonado la tendencia y los responsables de marketing han tenido que asumir también muchos cambios y muchas variaciones en lo que se hace y lo que se debe saber para llegar al mercado. Pero entre lo que tenían que hacer en las diferentes décadas de la segunda mitad del siglo XX y lo que tienen que hacer ahora hay una gran diferencia, o al menos eso es lo que señalan los expertos.

La diferencia clave está en el ritmo. Con los cambios que hubo en las décadas anteriores, los responsables de marketing y de estrategia tenían un cierto tiempo para asumir los cambios y para comprender qué era lo que querían y lo que no los consumidores y cómo tenían que llegar hasta ellos. Tenían además una suerte de período de gracia para comprender cómo funcionaba el nuevo escenario en el que iban a tener que moverse.

Ahora, sin embargo, se han quedado sin tiempo para estudiar los cambios y si margen de maniobra. Los cambios suceden 'para ya' y ellos tienen que estar listos en el momento.

Tres o cuatro meses para adaptarse al cambio

"Los marketeros no tienen un año, dos años, tres años para lentamente adentrarse y aprender a usar algo, adaptarse a ello gradualmente", señala Mark Rabkin, el vicepresidente de anuncios y plataforma de negocios de Facebook, tal y como recoge Warc. Ahora la ventana de tiempo para adaptarse a las nuevas cosas está en únicamente un período de tres a cuatro meses.

En ese corto espacio, los responsables de marketing tienen que asumir qué está ocurriendo, cómo impactará en su negocio, cómo tienen que usarlo o qué estrategia desarrollar. Las pruebas y los ajustes tienen que hacerse en ese período de tiempo y no queda más remedio que lanzarse ya a la piscina. Tienen poco tiempo y tienen que sacarle muy buen partido rápidamente a todo.

El directivo pone como claro ejemplo de esta rapidez en los cambios y la exigencia que esto supone para las empresas a las Stories. El formato no existía hace dos años y, sin embargo, ya está por todas partes y los responsables de redes sociales ya lo están empleando de forma recurrente.

Y no hay que quedarse solo con su ejemplo para comprender esa rapidez abrumadora en los cambios. No hay más que pensar en cómo el marketing con influencers o el marketing de contenidos han ido creciendo en los últimos tiempos para ir viendo el dinamismo de los proyectos. Tanto uno como otro empezaron protagonizando análisis en los medios, recomendaciones de los analistas y poco después tuvieron su momento de gran boom y estaban un poco por todas partes.